Siete estudiantes y dos profesores guías de Chile son los que hoy piden una explicación a los organizadores del concurso científico “Piensa Futuro”, entre los que se encuentra el Ministerio de Educación (Mineduc) y la Comisión Desafíos del Futuro del Senado, presidida por el senador Guido Girardi. 

Esto se debe a que, en las bases del concurso se prometía, tanto a la categoría de Educación media, como a la de Básica, un computador portatil Ultrabook y un año de internet 3G gratis para el primer lugar, un tablet y un año de internet 3G para el segundo y un celular de última generación aportado por la empresa VTR, más el año de internet 3G para el tercer lugar. A pesar de que los objetos tecnológicos fueron entregados en una ceremonia en la Sala de Lectura del Senado Santiago el 21 de diciembre, los estudiantes del Liceo Manuel Barros Borgoño (ganador de primer lugar Enseñanza Media) y de la Escuela Villa Jesús de Coelemu, región del Bío Bío (ganadores del primer, segundo y tercer lugar en categoría Enseñanza Básica), afirman que el computador entregado no calza con las características de un ultrabook, y piden explicaciones pues, hasta la fecha, el internet anual 3G aún no se les ha sido entregado. (Lee las bases completas aquí)

Rodolfo Berríos, uno de los ganadores del Liceo Manuel Barros Borgoño, cuenta a Publimetro que el día de la premiación les dieron a todos los ganadores al menos uno de los premios y que en ese momento su profesor guía, Cristian Quevedo, preguntó por el internet a lo que le respondieron que “sería entregado a la brevedad por correo a domicilio por medio de Banda Ancha Móvil (BAM)”.

Además, relata que al día siguiente él, junto a sus tres compañeros de grupo, se percataron de que el computador entregado solo tenía 30 GB de memoria en su disco duro -de las cuales los programas que traía ocupaban 20 GB y les quedaban solo 10 GB de memoria disponible- y no respondía a las características de un Ultrabook HP, marca de los equipos. “La memoria es muy poca para los aspectos cotidianos de la vida de un estudiante, pero no quisimos reclamar porque a caballo regalado, no se le miran los dientes”, explica Berríos. Seguido a esto, el 30 de diciembre el profesor guía envió un mail a los organizadores pidiendo información sobre la entrega del internet móvil. No tuvo respuesta.

Buscando una explicación

Rodolfo aclara que a principios de enero partió la búsqueda por recibir una fecha concreta para la entrega del internet. Su padre, Sergio, el 5 de enero tomó contacto con la oficina del Senador Girardi pidiendo una respuesta, y fue Miguel Ángel Vergara -asesor jurídico del Senador- quién le respondió diciendo que en una semana se les enviaría el internet. Eso no sucedió. Además, ante la pregunta por la falta de memoria del notebook, argumentaron que era un problema que se podía solucionar guardando archivos en la nube virtual (como Google Drive o One Drive), lo cual los estudiantes calificaron de “una burla, pues para acceder a esos servicios se necesita internet”.

El 22 de enero, los alumnos se percataron de que no eran los únicos en la misma situación. Los estudiantes de la Escuela Villa Jesús de Coelemu, ganadores de todas las categorías, tampoco tenían internet en los notebooks y tablets. Sumado a eso, también concordaban en que el computador entregado no era el prometido pues no cumplían con los requisitos de un Ultrabook, el cual corresponde a un apelativo de Intel para todos los equipos con características determinadas de peso, pantalla táctil, capacidad de rotar, duración de batería, etc; las cuales este computador no tenía. Ese día se redactó una carta firmada por todos los afectados, la cual fue entregada al Jefe de Gabinete del Senador Girardi, Nicolás Fernández, dándole un plazo máximo de cinco días para responder.

El 26 de enero, algunos de los afectados llegaron hasta el ex congreso donde fueron recibidos por Nicolás Fernández y Macarena Castillo -parte del equipo de la comisión- los cuales se excusaron al recibirlos diciendo que “estaban ocupados en el desarrollo del Congreso del Futuro” y argumentando que la llamada del padre de Rodolfo Berríos les había puesto la dificultad de saber si los alumnos querían “internet Bam (Banda Ancha Móvil) o internet fijo a vía wifi”, a pesar desde que un inicio siempre se les prometió Bam. Finalmente Fernández agregó que “estaba todo listo, y que había que chequear solo la dirección de las personas, lo cual tenía que quedar cerrado porque en Febrero el congreso cierra”. Sobre los computadores argumentó que “los equipos fueron donados por HP, que llegaron un día antes de la premiación y que eso los dejó de manos atadas, aunque la lógica del concurso es promover la ciencia y tecnología, más allá del premio o la zanahoria que haya”.

Finalmente la promesa fue que en febrero estaría el internet y el 10 de marzo habría una reunión para tener solución a todo. El 28 se llama a Nicolás preguntando el avance a lo que responde que “ya debería estar distribuyéndose el internet”. El día después le llegó la conexión a los estudiantes de Maipú, ganadores de tablets del segundo lugar Ed.Media, pero no a los de Coelemu, ni a los del Liceo Manuel Barros Borgoño.

El último intento

Ya llegado el 10 de marzo, los afectados se reunieron con Macarena Castillo -quién afirmó que se haría cargo del tema- y que les explicó que no habían fondos para comprar los computadores correspondientes. Se planteó la posibilidad de entregar un disco duro de alta capacidad -para solventar la falta de memoria de los computadores- o un celular equivalente para compensar, a lo cual ella respondió positiva. Sobre el internet dijo que “solo faltaban los trámites burocráticos ya que la empresa que proporcionaría el internet finalmente sería Claro”, rematando que el ”24 de marzo verían lo que faltaba por solucionar y estaría el internet”.

Los alumnos presentaron varias propuestas compensatorias como la entrega de un Iphone 6S (rechazada) o un disco duro modelo básico Toshiba Canvio Basics de 1 Tb y un celular Huawei: Mate S, propuestas que no fueron respondidas hasta el 23 de marzo, en que Macarena les explica que no podrá atenderlos el 24 y les promete una fecha nueva para la reunión y el internet. “Ahí ya estábamos perdiendo la paciencia”, aclara Rodolfo. Finalmente el 31 de marzo se pide una nueva fecha a lo que ella respondió que por motivo de salud “no podría reunirse y que sería probable poder cubrir el disco duro, pero no los celulares pues no hay auspiciadores”.

Rodolfo aclara que la paciencia se les terminó  el 5 de abril cuando una hora 20 minutos antes de la hora acordada para la reunión, Macarena les envió un mensaje diciendo que “sufrió una lesión y que el resto de la comisión estaba en Valparaíso”, cancelando la reunión. En ese mismo momento, tres integrantes del grupo venían trasladándose a Santiago desde San Bernardo, Calera de Tango y Til Til. “A pesar del estado de salud de Macarena, eso estaba agendado por lo que alguien del equipo debería haberse presentado. Eso fue una falta de respeto para todos nosotros, es por eso que decidimos denunciar este asunto, pues se ha jugado tanto con nosotros como con los chiquillos de 8vo básico de Coelemu que no cuentan con los recursos para viajar a solucionarlos”, afirma el estudiante, reclamo que comparte Viviana Rivera -profesora guía de los alumnos de Coelemu- que comenta que “los estudiantes han sido muy prudentes, a pesar de que hay niños y apoderados muy decepcionados aquí en la escuela por la pequeña memoria del ultrabook y la nula conexión a internet. Todos los días preguntan qué pasó”.

La Otra Versión 

Desde el equipo de Guido Girardi afirman a Publimetro que “el Senador no se encuentra en conocimiento de los detalles” y es el mismo Nicolás Fernández -jefe de Gabinete- quién dice que esta “no es la realidad de la versión” y que “esta actividad era una cuestión súper noble, porque propicia la ciencia y la tecnología, siendo esta denuncia un impedimento para que estos concursos vuelvan a realizarse”.

“Ellos enviaron mensajes chantajeándonos diciendo que no publicarían nada en la prensa si les regalábamos un Iphone”, afirma sobre las propuestas de compensación enviadas por los estudiantes, “y con respecto a los computadores nosotros intentamos que nuestros proveedores se acercaran lo más posible a lo que dice en las bases donde solo sale que son Ultrabooks, los cuales hay de distinto tipo y no se diferencian por la memoria. Nosotros funcionamos con fondos públicos y de empresas que se han comprometido con nosotros por lo que tampoco tenemos tanto dinero. Solo apostamos a la buena voluntad de los auspiciadores”.

“Nos hacemos cargo con respecto al internet. Nosotros especificamos internet por cable, no móvil. La empresa que nos proveía este servicio, que tenía la mejor disposición, no tenía internet móvil por lo que intentamos buscar dentro de los sponsors alguien que diera este servicio y ahí apareció Claro. Hoy estamos trabajando en tener todo especificado, con los trámites administrativos para que los chicos puedan tener su internet. Nosotros hemos dado la cara, y hemos hablado varias veces con ellos. La idea del internet fue de nosotros y somos los más interesados en que lo tengan, nosotros no somos sus enemigos, nos hacemos responsables”, dice Nicolás.

Además Fernández aclara que el compromiso no se ha roto y que “solo han pedido más tiempo, pero que no hay presupuesto para otros computadores u celulares extras. Si a ti te regalan un auto y no te gusta, no es culpa del que te lo regala. Estos notebook están diseñados para usar la nube, aunque entendemos que hoy no se puede porque no tienen internet”. Respecto al tiempo que ha transcurrido agrega que “de todas maneras igual se les entregará y funcionará a un año desde el día que se haga, asumiendo que fue su problema del equipo dejar pasar tantos meses”. 

Cuando se le pregunta al jefe de Gabinete por qué no se preguntó a VTR si contaba con el servicio prometido en las bases previamente, explica que desde la empresa argumentaron que no tenían cobertura en Coelemu y “ahí se desordenó todo", lo cual la profesora Viviana Rivera, quien reside en el sector, niega afirmando que sí operan en la zona. Sobre la promesa de un disco duro complementario, hecha por Macarena, dice que correspondería a algo que ella gestionó y finalmente sobre cuándo estará listo el premio para los jóvenes no da una fecha clara y promete que “apenas se establezcan los parámetros de colaboración con la empresa se dará, pero espero que la otra semana podamos tener humo blanco”.

(Lee los antecedentes entregados por los alumnos en el documento)

PB/MC