Hoy, 11 de octubre se conmemora el “Día Mundial de la Salud Mental”. En nuestro país, las cifras relacionadas con estas enfermedades son bastante significativas. Según el MINSAL, uno de cada tres chilenos posee algún tipo de trastorno de este tipo, mientras que específicamente un 17% enfrenta cuadros depresivos. Los problemas de salud mental son responsables del 26% de las licencias médicas en el país. Si dentro de las posibles consecuencias de un cuadro depresivo, nos enfocamos en el acto de suicidio, Chile y Corea del Sur son los únicos países del mundo donde el suicidio va en aumento según la OCDE. Actualmente en nuestro país, cerca de 1500 personas se quitan la vida al año. En el mundo, la depresión afecta a más de 350 millones de personas.

Cifras mundiales.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que en la mayoría de los países son frecuentes las denuncias de violaciones de los derechos humanos de las personas con discapacidad mental o psicológica. Esas violaciones incluyen la coerción física, la reclusión y la privación de las necesidades básicas y la intimidad. Pocos países cuentan con un marco legal que proteja debidamente los derechos de las personas en esta situación.

A los trastornos mentales se les ha catalogado como la “epidemia del siglo XXI”, ya que, junto a los trastornos ligados al consumo de sustancias, son la causa de cerca del 23% de los años perdidos por discapacidad. Puntualmente la OMS señala que, en la actualidad, la depresión es la principal causa de discapacidad en todo el mundo. Según la OCDE, las enfermedades mentales, como la depresión, le cuestan a los países miembros hasta un 4% del PIB.

El suicidio representa la segunda causa de muerte en el grupo de 15 a 29 años de edad a nivel mundial, es decir, se centra en personas jóvenes. Sin embargo, la OMS señala que por cada adulto que se suicida hay más de 20 que lo intentan. El 75% de los suicidios a nivel mundial tienen lugar en países de ingresos bajos y medios. Nuevamente, el consumo de sustancias como el alcohol y otras drogas, sumado a trastornos mentales contribuyen directamente al aumento de estas cifras. En el mundo, cada año se suicidan más de 800.000 personas.

Respecto a la salud mental de las personas de tercera edad, más de un 20% de las personas que pasan de los 60 años de edad sufren algún trastorno mental o neural en el mundo, sin contar los que se manifiestan por cefalea. El 6,6% de la discapacidad en ese grupo etario se atribuye a trastornos mentales y del sistema nervioso. La demencia y la depresión son los trastornos neuropsiquiátricos más comunes en este grupo, según la OMS.

Mundialmente hay cerca de 47,5 millones de personas con demencia. Se prevé esa cifra aumente a 75,6 millones en 2030 y a 135,5 millones en 2050, razón por la que la OMS declaró a la demencia como un grave problema de salud pública, y ha publicó el informe “Demencia: una prioridad de la salud pública”, en el que aboga por emprender acciones a nivel nacional e internacional.