El equipo jurídico de Bolivia analizó entre ayer y este martes posibles respuestas a la contramemoria que Chile presentará el próximo 25 de julio ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, en contra de la demanda marítima boliviana. 

"En la reunión se analizaron los posibles argumentos que serían expuestos por Chile en su contramemoria a ser presentada hasta el 25 de julio del presente año, y se trazaron estrategias para el accionar jurídico de Bolivia dentro de la demanda interpuesta contra la República de Chile el 24 de abril de 2013”, dice un comunicado de la Procuraduría General del Estado, publicado por Página Siete Digiltal. 

El equipo jurídico, integrado por el agente boliviano ante la CIJ, Eduardo Rodríguez Veltzé, y el vicecanciller, Juan Carlos Alurralde y el procurador general del Estado, Héctor Arce, se reunió en La Haya (Holanda). 

El procurador Arce informó que se analizó una serie de hipótesis y escenarios que podrían presentarse luego de que Chile entregue su contramemoria. 

"Se ha analizado una serie de estrategias jurídicas, preparándonos para las diferentes hipótesis que podrían contener la memoria chilena, que como todos saben, será de conocimiento de la CIJ el próximo 25 de julio, de acuerdo al calendario que estableció este alto tribunal”, informó en contacto con red Patria Nueva. 

Arce afirmó que las posibilidades analizadas es para una respuesta ante la contramemoria chilena. "Aún en una etapa de espera como la que estamos viviendo, aguardando que Chile presente su posición oficial ante la Corte Internacional de Justicia, estamos trabajando en las diferentes hipótesis sobre las cuales podría versar la defensa chilena”, insistió. 

El Procurador General del Estado aseguró que el equipo jurídico se mantiene con los abogados internacionales que comenzaron el proceso, provenientes de diferentes corrientes jurídicas que conviven en la CIJ, y que lograron una primera victoria, en septiembre de 2015, cuando ese tribunal internacional decidió conocer a fondo la demanda marítima boliviana, en rechazo a la objeción chilena. 

Arce dijo que se espera que la etapa de fondo de la demanda se reactive tras la entrega de la contramemoria chilena, el 25 de julio, y que posiblemente Bolivia tenga la oportunidad de tramitar una segunda ronda de alegatos escritos, antes de la etapa oral, que son las audiencias públicas similares a las realizadas en mayo de 2015. 

"Nuestra demanda es científica en lo jurídico y se basa en las grandes ramas del derecho internacional. Es una demanda absolutamente vencedora, victoriosa y es una de las más grandes iniciativas jurídicas que se han llevado adelante durante toda la historia de la reivindicación marítima, que tiene más de 100 años”, añadió. 

En la reunión, el equipo jurídico también definió un cronograma de ‘trabajo jurídico’ a ser desarrollado de manera conjunta por los asesores internacionales, Dirección de Reivindicación Marítima (Diremar), la Cancillería y el Procurador General del Estado, el cual será puesto a conocimiento del presidente Evo Morales, en los próximos días. 

PUB/VJ