Este lunes, y a casi 43 años de ocurrido, el proceso judicial por la muerte del cantautor nacional Víctor Jara -ocurrida en 1973- suma otro capítulo, luego que el jurado de un tribunal de EEUU declarara culpable de los cargos de tortura y asesinato extrajudicial del ex teniente de Ejército, Pedro Barrientos.

El ex uniformado, que llegó junto a su abogado al Tribunal Federal en Orlando donde se realizó la lectura del veredicto, deberá cancelar 28 millones de dólares a la familia del desaparecido músico, todo tras la demanda civil presentada en el país del norte por la esposa de Víctor, Joan, además de sus hijas Manuela Bunster y Amanda.

Si bien Barrientos prestó servicios en el Ejército de Chile, en el año 1989 llegó a Estados Unidos para luego obtener la ciudadanía estadounidense, lo que explica que en dichos tribunales se llevara adelante la acción procesal.

El ex militar, de 67 años, durante el proceso judicial declaró que no conoció a Víctor Jara mientras estuvo en el Estadio Chile - y que hoy lleva el nombre del cantante-, lugar donde el artista perdió la vida el 12 de septiembre tras recibir cerca de 40 balazos. A pesar de eso, algunos ex soldados de menor rango lo señalaron en el lugar, algo que el condenado negó de manera reiterada.

Durante su testimonio, que se extendió por cerca de dos días, el ex teniente Barrientos aseguró que supo sobre la fatídica suerte del cantautor y como falleció tiempo después, aunque versiones indican que, al contrario de los declarado, incluso se llegó a jactar de su autoría en el hecho.

Ahora, el camino para este ex uniformado es complejo, ya que se abre la puerta a su extradición, tal como lo detalló el canciller chileno, Heraldo Muñoz: "Me alegra lo que he escuchado del juicio civil y, por cierto, si hay una decisión de extraditar a esta persona lo haremos con la mayor prontitud".

El nombre de Pedro Barrientos se cruzó con la historia de Víctor Jara en 2012, cuando un reportaje del programa periodístico de Chilevisión, "En la mira", lo entrevistó. En dicha oportunidad también negó su vínculo con el deceso del artista, además de desconocer cualquier vínculo con quien lo sindicó como autor del asesinato.

Junto a ello, el otrora teniente del Regimiento de Tejas Verde aseveró que la orden recibida fue trasladarse hasta los arsenales de guerra, no pasando por el Estadio Chile.

PUB/VJ