Sólo en el año 2015 el Metro de Santiago recibió 89 denuncias de acoso sexual callejero. Cifra que se mantuvo exacta si se compara con la del 2014, pero que este año podría ir en aumento si se considera que sólo en los primeros dos meses de este año ya se han registrado 13 casos. 

Es por este motivo que la empresa de transportes, con el fin de hacer frente a este tipo de conductas, decidió contratar un equipo de abogados -externos e internos- para prestar ayuda legal a las víctimas, las que además cuentan con el número gratuito de Metro 1411 para canalizar las denuncias. 

La innovadora medida, que este viernes reproduce La Segunda, es algo nuevo para el país y sigue la línea de las medidas que se han adoptado en otros países para hacer frente al acoso callejero. 

En Estados Unidos, en el metro de Nueva York por ejemplo, se implementó un plan en el que policías civiles de tránsito vigilan a diario las estaciones para identificar agresores y recibir denuncias.

En otras ciudades del mundo, como Ciudad de México, Tokio y Río de Janeiro, la forma de evitar el acoso a las mujeres es por medio de vagones segregados, donde sólo pueden trasladarse las mujeres. 

Sobre la posibilidad de replicar esta medida en el sistema capitalino, desde Metro explican que “en los países donde se realiza esto tienen una situación muy distinta a la de Santiago, tanto en densidad poblacional como en recurrencia de casos. Una solución de este tipo requeriría un rediseño de las estaciones de la red e infraestructura especial, lo que no es posible realizar en la actualidad”. 

PUB/NL