En enero de 2014 comenzó la remodelación de la Plaza de Armas de Santiago, que significó un mejoramiento integral de la infrastructura y la instalación de puntos Wifi gratuitos para la ciudadanía.  

Desde el año 2000 que el principal hito del centro de Santiago no esta expuesto a una intervención tan importante, y a un año de su reinauguración los resultados postivios están a la vista: disminución de casi un 50% de los delitos registrados, más de 700 actividades culturales gratuitas y más de 3.000 conexiones diarias a los puntos wifi.

Según reportes de Carabineros, la  Plaza de Armas presenta un incremento sostenido en sus índices de seguridad en el último año, comparado con los índices previos al cierre por las obras. Dentro de los principales antecedentes se cuenta que en 2013, año en que la plaza se encontraba completamente operativa, se registraron 206 delitos. En 2014, estando cerrada para el tránsito de peatones, la cifra disminuyó a 149 y en 2015, funcionando plenamente otra vez, la cantidad se redujo a 105 hechos delictivos, significando una baja de cerca de un 49% de los ilícitos que allí se cometen.

De hecho, dentro de los principales hechos se redujo la cantidad de hurtos de 122 a 71, lesiones de 12 a 2, Robo por Sorpresa de 55 a 22 y robos con intimidación o violencia de 15 a 2. El promedio mensual de ilícitos se redujo de 17 a 8,9.

Cabe recordar que dentro de los mejoramientos de la Plaza de Armas estuvo la ampliación de las áreas verdes, la recuperación del Portal Bulnes, la restauración de todo el mobiliario y pavimentos, la instalación de personal permanente de seguridad dotado de triciclos eléctricos, el desarrollo se un servicio del wifi gratuito, la instalación de cámaras de vigilancia que se emiten en vivo las 24 horas vía web y la renovación completa de la luminaria pasando a un sistema led con estándar tipo estadio que aumenta la visibilidad en horario nocturno.

Por otra parte, la actividad cultural se ha tomado el kilómetro cero de Santiago. El odeón recibe diariamente dos presentaciones artísticas de una hora. Por allí han pasado Ángel Parra, la Orquesta Huambaly o el Orfeón de Carabineros, pero la mayor parte de la parrilla programática está compuesta por artistas urbanos de distintos tipos. Magia, teatro, cumbia, cueca, danza se han presentado allí de forma gratuita. Cada espectáculo convoca entre 100 y 300 personas y se desarrollan cerca de las 14 y las 19 horas. Hasta la fecha se han realizado 714 intervenciones.

PUB / DIG