La Federación Palestina de Chile comentó este lunes las repercusiones generadas por la columna de Nicolás Copano en Publimetro, además de las palabras vertidas por la Comunidad Judía ante el mismo tema.

Mediante un comunicado, señalaron que "en su última declaración, la Comunidad Judía de Chile condena la “violencia desmedida” con que se habría atacado a quienes defienden la reciente columna de Nicolás Copano en Publimetro, lo que estaría atentando contra la convivencia nacional. Se manifiesta además una postura a favor del diálogo, la coexistencia y de rechazo a la violencia. También, se denuncia amenazas de muerte contra un miembro de esa comunidad".

Al respecto declaramos lo siguiente:

1.- Repudiamos sin vacilación las amenazas referidas, las que no representan el pensamiento ni la forma de actuar de nuestra comunidad; sólo representan a quienes las profirieron.

2.- El tono conciliador y el llamado al diálogo y a la paz de la declaración, pretenden trazar un paralelo entre quienes serían partidarios del diálogo y la coexistencia (la comunidad judía) y la comunidad palestina, la cual utilizaría la “violencia desmedida” y amenazaría la convivencia. Rechazamos tal pretensión, ya que el tono conciliador del comunicado resulta del todo incongruente con el apoyo irrestricto brindado por sus emisores a Israel, frente a todas y cada una de las masacres perpetradas en contra del Pueblo Palestino.

3.- Como antecedente adicional, recordamos que hoy se conmemora el Día del Prisionero Político palestino. Son miles, pero debemos mencionar a los prisioneros más jóvenes del mundo, una niña de 12 años y un niño de 11, junto con cientos de otros niños palestinos; una prueba más de hasta dónde ha llegado el ensañamiento del Estado de Israel; otro desafío a la coherencia de quienes hablan de coexistencia, paz, diálogo y rechazo a la violencia.

4.- Resulta fácil para quienes apoyan a la potencia ocupante, pedir a quienes representamos a la víctima de este conflicto, mantener el diálogo; pero mientras, el Pueblo Palestino debe sufrir día a día la violencia de la ocupación militar, la colonización, la limpieza étnica y la muerte. Para nosotros, dicho diálogo sólo será posible en la medida que la Comunidad Judía sea capaz de discernir quién es la víctima y quién el victimario en el conflicto.

5.- Reiteramos que la solución pasa por el acatamiento de Israel a la legalidad internacional, lo que significa devolver los territorios ocupados y colonizados ilegalmente, desmantelar el muro del Apartheid, renunciar a su anexión unilateral de Jerusalén, terminar con el bloqueo inhumano de Gaza, instaurar una genuina democracia para los palestinos que viven en Israel, hoy gravemente discriminados, y permitir el retorno de los refugiados palestinos a la tierra que les pertenece.

PUB/CM