El ministro en visita extraordinario para Derechos Humanos (DDHH) Jaime Arancibia Pinto determinó dejar detenido al ex alcalde de Providencia y coronel (r) del Ejército Cristián Labbé, en espera que el ministro en visita Jaime Arancibia Pinto, por los delitos de aprehención ilegal, aplicación de tormentos y secuestro con grave daño contra un dirigente de la pesca en los primeros años de la dictadura.

El juez decidió que Labbé quede privado de libertad en el Regimiento de Infantería N°2 Maipo de Valparaíso

Tras su detención, el otrora edil aseguró que su " inocencia está clarísima no tengo nada que ver. Muy tranquilo esperando que las cosas pasen".

Sobre su arresto, afirmó que "m e llama la atención. Tengo la sensación de que hay un interés de perjudicar y de persecución política" .

"No estuve en el lugar, no estuve en la fecha, no conozco a las personas, no cuadra nada, estoy muy tranquilo", concluyó .


El abogado de Labbé, Cristián Espejo, señaló por su parte que informó que dentro de las próximas horas presentará un recurso de amparo en favor de su representado, destinado a conseguir la libertad bajo fianza de su defendido. Dicho libelo podría ser revisado por el Tribunal de Alzada porteño entre el viernes y el lunes próximos.

Labbé fue detenido esta jornada, a las 05:00 horas, en su casa de la comuna de Lo Barnechea por efectivos de la Brigada de Derechos Humanos de la PDI, y trasladado de Santiago a Valparaíso por orden del juez Arancibia, quien sustancia en su contra una causa por apremios ilegítimos y secuestro con grave daño de Cosme Caracciolo. Ese hecho se registró en marzo del año 1975, en el sector de Rocas de Santo Domingo.

Luego de la acción policial en la casa del coronel (r) del Ejército, su esposa, Bárbara Coombs, criticó lo que llamó una persecución política contra su marido. Atroz una vez más, sumamente injusta. Una persecución política cada vez más macabra en este país que está cada días más loco. Una persona que ha colaborado con la justicia siempre, y la mandan a detener a su casa en la madrugada como si fuera un delincuente cualquiera, por un odio político sin límites. Es realmente injusto, es triste, me da pena este país.

PUB/NL