El ex presidente Ricardo Lagos entregó su visión sobre el escenario político actual chileno y los próximo desafíos en su libro "En vez del pesimismo", obra que a su juicio pretende ser la respuesta a la crisis de legitimidad de las instituciones políticas, pero que niega podría ser un próximo programa de Gobierno. 

“Estamos pasando por una coyuntura difícil, como lo dije hace poco. Descontada la crisis del 73, quizás la más grave que yo conozco en términos de cuestionamiento a la legitimidad de nuestras instituciones”, señaló Lagos en entrevista con La Tercera. 

“La percepción pública y el aprecio de esas instituciones han caído mucho. Por lo mismo, el gran dilema que enfrentamos es cómo reposicionar nuestra institucionalidad a partir de las mismas instituciones que tenemos. Porque son precisamente las instituciones cuestionadas las llamadas a reaccionar”, agregó. 

Respecto de si su nueva obra podría contener los lineamientos de un próximo programa de Gobierno, en el caso de que sea la carta de la Nueva Mayoría en la próxima presidenciales, el ex Mandatario dijo que “mis propuestas son sólo eso: propuestas. Un borrador, si se quiere”. 

Según Lagos, el país debería converger en un horizonte de largo plazo, “de manera casi natural iremos recuperando los niveles de credibilidad y confianza que hemos perdido”. 

Consultado por éste es un libro de campaña, el ex presidente insistió en que “es una propuesta, no un programa de Gobierno, y las campañas se hacen a partir de programas. Mi propósito es proponer algunas líneas gruesas de lo que tenemos que hacer. El cómo alcanzar las metas, en qué orden hacerlo o con qué prioridad jerarquizarlas pueden ser temas de campaña”. 

“Se sigue haciendo política como si estuviéramos en un mundo de Bilz y Pap. Y el escenario no está para eso. No está para cálculos pequeños ni diabluras. No está para los tiras y aflojas habituales de la política. El momento exige respuestas muy serias”, expresó Lagos. 

En el caso de que compitiera en las próximas presidenciales, el ex Mandatario dijo a que su Gobierno apuntaría a la continuidad más que al cambio. 

“El “para qué” está claro. Las diferencias están en el “cómo”. Por lo tanto, tenemos que hablar de continuidad. En el cómo posiblemente habrá cambios. Y es legítimo y explicable que los haya. Bien mirado, hasta se podría decir que hoy en Chile las dos grandes tendencias que se disputan la escena política se inclinan por opciones similares. El debate está más en lo adjetivo, no en lo sustantivo. Lo cual no significa que dé lo mismo quién gobierne”, aclaró. 

Finalmente con respecto al lucro en la educación, Lagos precisó que “en virtud del principio de la libertad de enseñanza, cualquier persona que cumpla con los estándares profesionales y de calidad determinados por la autoridad tiene derecho a enseñar y, si así se lo plantea, también a cobrar e incluso a generar excedentes con su trabajo o función”. 

“¿Le tenemos que prohibir el lucro a quien se plantea en esos términos? Hay quienes creen que sí, pero yo creo que no, porque en este caso debe primar la libertad de enseñanza. Pero además de eso también digo que esa actividad debe estar expuesta a los impuestos generales que corresponda aplicar”, puntualizó. 

PUB/SVM