“Chile es un país, la Presidenta así lo ha señalado, que acoge a los migrantes”, con estas palabras la ministra vocera de Gobierno, Paula Narváez, respondió a la polémica suscitada por la propuesta del senador independiente y precandidato presidencial, Manuel José Ossandón, sobre la necesidad de realizar en el país una nueva reforma migratoria.

El pasado viernes, a través de sus redes sociales, el parlamentario manifestó que si bien “nos enorgullece ser conocidos como un país acogedor” existe una necesidad urgente de realizar una reforma en la materia, argumentando que “al honesto y trabajador, bienvenido. El deshonesto y de malos hábitos, media vuelta que no será recibido. Las puertas del país como las de la casa se abren pero no a todos”.

Un tema que fue recogido por Chile Vamos y analizado por disputados de la UDI y RN, quienes también presentaron una propuesta para enfrentar la migración en el país.

En esta línea, los diputados UDI, renzo Trisotti, Andrea Molina, Issa Kort y Felipe Ward, junto a los RN Paulina Nuñez y Gonzalo Fuenzalida, redactaron una propuesta para actualizar la legislación que data de 1975.

La iniciativa busca establecer nuevos requisitos para el ingreso y permanencia en el país de extranjeros y sus familias, asociadas a un patrimonio económico suficiente para permanecer en el país, ejercer una profesión u oficio lícito y la solicitud durante los primeros 90 días de la cédula de identidad.

Los diputados de Chile Vamos buscan además que quienes incumplan la normativa enfrenten una multa a beneficio fiscal entre dos y 5 UTM, y la revocación de los permisos otorgados en caso de reincidencia.

Con la discusión instalada, la ministra vocera de Gobierno planteó que “Chile es un país que quiera avanzar hacia adaptar lo que tenga que adaptar para asumir este tremendo desafío que significa ser un país que atrae que otra población de otros países quiera venir a vivir a Chile”.

Y agregó que “nos parece que eso es lo que corresponde hacer, hay una Ley de Migraciones que debe actualizarse, que debemos adecuarla a los tiempos que estamos viviendo hoy día”.

También la vocera de La Moneda dijo que “los países se enriquecen desde el punto de vista de su desarrollo con la presencia de inmigrantes, y Chile ha dado muestras de garantía de derechos para los migrantes hoy día, y eso creemos que es el camino correcto, lo que deben hacer los países desarrollados”.

Precisando que “eso no significa que debamos adecuar y entender que se puede producir complejidades, pero para eso estamos, para tratar de resolverlas”.

En tanto, el diputado de la DC, Claudio Arriagada, calificó cómo "lamentable y preocupante" los dichos del jefe de Extranjería y Migración, Rodrigo Sandoval, quien reconoció que no habrá nueva ley de inmigrantes en este Gobierno, “sino en la próxima administración”.

El parlamentario DC – que mantiene contacto con diversas agrupaciones de migrantes en Chile- reiteró la importancia de contar con una ley que regule a los inmigrantes dado el aumento exponencial que han tenido la llegada de extranjeros a nuestro país.

“Hemos esperado mucho tiempo para tener la ley y ahora se nos dice que no se enviará la indicación sustitutiva; lamentablemente, surgieron diferencias de visiones con la Cancillería , donde finalmente se impuso la lógica de Hacienda; pero no todo puede ser economicista, aquí hay una realidad humana, en muchos casos dramática, que no estamos enfrentando como estado”, señaló el legislador.

Arriaga precisó que “en los últimos años, los extranjeros en Chile han aumentado en un 51%, y no hay una plataforma legal capaz de responder en forma adecuada a esta demanda. Por eso, este nuevo freno, que se confirma del departamento de Extranjería, es una pésima noticia (…) la norma actual se encuentra regulada por un decreto y un reglamento concebidos durante dictadura, período en el cual se pasaron a llevar y pisotearon la dignidad de miles de personas durante 17 años; y, también, porque dicha regulación fue creada hace 41 años, en un contexto migratorio diametralmente distinto al que actualmente vive nuestro país".

Finamente el diputado DC discrepó de los planteamientos que han surgido desde Chile Vamos en torno a limitar la permanencia en el país de inmigrantes, intentando posicionar una política más restrictiva, señalando que “Chile es un país que recibe a los inmigrantes, no tenemos la lógica de Trump y por eso, no podemos seguir postergando la nueva ley”.

PUB/NL