El ex Presidente Sebastián Piñera criticó este domingo el proceso constituyente impulsado por el Gobierno en una columna escrita por él titulada “una mejor Constitución para Chile”.

En el escrito, que apareció en El Mercurio, el otrora gobernante indicó que “creo conveniente y necesario que la sociedad chilena haga un gran esfuerzo, en forma institucional y con amplia participación ciudadana, incluyendo un plebiscito ratificatorio. Todo ello, para lograr un acuerdo constitucional amplio y sólido que permita modernizar y perfeccionar nuestra Constitución, de modo que ella sea un marco de unidad nacional”.

Piñera aseguró además que a su parecer existen tres debilidades en el proceso constituyente: “1. Ha concentrado toda su atención en los medios o mecanismos para lograr una Nueva Constitución y ha olvidado los principios y contenidos fundamentales que queremos inspiren nuestra Constitución. 2. No ha dado las necesarias garantías básicas para que el proceso de participación ciudadana sea transparente y ecuánime. Y 3. Ha insinuado un escenario engañoso en torno a un mito respecto del pasado y una utopía respecto del futuro. El mito del pasado es que la causa de todos nuestros problemas sería el denominado “Modelo Neoliberal” y la utopía del futuro, que la Nueva Constitución sería la solución a todas las dificultades de Chile”.

“Mientras estas tres situaciones no sean enfrentadas y resueltas satisfactoriamente, seguirá cuestionada la legitimidad y finalidad del proceso de participación ciudadana impulsado por la Nueva Mayoría”, remarcó.

De igual manera, enfatizó que “el gobierno ha anunciado que este año enviará al Congreso un proyecto de reforma constitucional, cuyo objetivo no será discutir el fondo, sino solo que el actual Congreso reduzca los quórums para las reformas constitucionales y faculte al futuro Congreso a elegir entre cuatro modalidades para continuar el proceso, lo cual sin duda no es el camino adecuado”.

En otro ámbito, el ex mandatario volvió a manifestar su opinión contraria al proyecto que despenaliza el aborto en tres causales, afirmando que en la nueva Constitución se debe “proteger la vida y los derechos humanos de todas las personas, incluyendo la de aquellos que están por nacer”.

Además, llamó también a que se incluyan una modernización del régimen presidencial y de la Contraloría, impulsar la descentralización y dar autonomía al Servicio de Impuestos Internos (SII).

“Estoy convencido de que un acuerdo constitucional de esta naturaleza permitirá a Chile recuperar el tiempo perdido, enfrentar con éxito la transición hacia un país desarrollado y sin pobreza, e incorporarse en plenitud al mundo de oportunidades que significa la sociedad del conocimiento y la información”, concluyó Piñera.

PUB/CM