Tras los cuestionamientos al diputado Iván Fuentes por el financiamiento a su campaña electoral por parte de empresas pesqueras (ver notas relacioandas), Ciper revela que más allá de reconocer los aportes en tres oprtunidades, lo que Fuentes no reconoció fue que jugó un papel crucial en la introducción de un inciso que permitió mejorar el negocio de quienes lo financiaban a través de la polémica Ley de Pesca.  

Pese a que Fuentes aseguró que no conocía la procedencia de los recursos gestionados por el senador Patricio Walker, reconoció la recpeción de fondos de parte de la Federación de Industrias Pesqueras del Sur Austral (Fipes), destinados a distintos gastos para viajar a Santiago y Valparaíso en 2012, donde participó de la discusión de la Ley de Pesca. 

El inciso que logró incluir en la ley Fuentes, según afirma Ciper, logró incrementar la cuota anual de merluza austral que pueden recoger las pesqueras controladas por la empresa Friosur, que es parte de Fipes, la que financió al diputado. 

Esto implicó que pescadores artesanales de Aysén pudieran ceder el 100% de su cuota de pesca al sector industrial, considerando además que Friosur tiene el monopolio en la región en el procesamiento y comercialización de la merluza austral. 

El presidente de la Asociación Gremial de Organizaciones de Pescadores Artesanales de Puerto Aysén, Honorino Angulo, señala que tras la promulgación de la ley los “pescadores de orilla” han cedido su cuota a la industria por un pago de $650 por kilo de merluza, en contraposición a los pescadores que efectivamente pescan y la venden a $1.200 por kilo.

PUB / DIG