Este viernes 8 de julio, a las 12.30 horas, pacientes con Parkinson entregarán en el Ministerio de Salud una carta solicitando a la ministra, Carmen Castillo, que la terapia DBS (Deep Brain Stimulation) sea incluida en la Ley Ricarte Soto debido a su alto costo.

Este tratamiento, también conocido como Estimulación Cerebral Profunda, tiene un valor de entre los 18 a los 24 millones de pesos, consiste en un dispositivo médico implantado quirúrgicamente, similar a un marcapasos cardíaco, que permite un mayor control sobre los movimientos del cuerpo, brindando una mejor calidad de vida a los pacientes. El 87% de las personas que se someten a la terapia mejoran los movimientos involuntarios que produce la patología.

La Liga Chilena contra el Mal del Parkinson, que esta semana cumplió 30 años, encabezará la entrega de la carta a la ministra de Salud con el objetivo de apoyar la necesidad de acceso.

“Entregar rehabilitación y atención integral de calidad y a bajo costo a las personas con Parkinson es nuestra cruzada. Hoy existen varios tratamientos que son efectivos pero que tienen un precio muy elevado, y uno de esos es el neuroestimulador llamado DBS que aporta una gran calidad de vida. Por lo mismo, nosotros queremos hacer un llamado de la importancia de entregar el acceso a estas terapias en el sistema público, para que todos nuestros pacientes se vean favorecidos”, declaró Isabel Cornejo, Directora Ejecutiva de la Liga Chilena del Parkinson.

Agregó que “se espera que en los próximos días el Ministerio de Salud informe de los nuevos tratamientos y dispositivos que ingresarán al 2° Decreto de la Ley Ricarte Soto y creemos que es una oportunidad para que las autoridades ingresen esta terapia de alto costo”.

Francisco  Cayulef (37 años), se sometió a la terapia hace un poco más de un año y asegura que el cambio en su calidad de vida fue notable. “A mí y a mi familia nos cambió la vida. Los temblores y los lapsos de tiempo en que sentía que el cuerpo no me respondía disminuyeron, permitiéndome volver a mis actividades normales. Siempre tuve miedo a no poder estar presente en la vida de mi hija. Hoy puedo decir con tranquilidad y felicidad que estoy disfrutando cada una de sus etapas y es gracias a la posibilidad que tuve de acceder a esta terapia”.

El neuroestimulador DBS está aprobado en Europa desde 1993 y en Chile se encuentra disponible  hace más de 10 años.  A la fecha más de 135.000 pacientes han recibido este tratamiento en el mundo.

Entre los beneficios de la terapia es mejora considerablemente los síntomas motores del Parkinson permitiéndoles a los pacientes mejorar su calidad de vida. Además, el dispositivo puede ofrecer estimulación durante las 24 horas y otorga libertad a los pacientes para operar el aparato ya que se puede ajustar según la necesidad de cada persona  y en la mayoría de los casos resulta imperceptible.

En Chile se estima que hay 30 mil personas con Parkinson. La enfermedad ingresó  al Plan Auge el 2010, sin embargo, no cubre la terapia de última generación neuroestimulador DBS.

Se trata de una enfermedad degenerativa autoinmune que impacta la calidad de vida de la persona y su familia. Sus principales síntomas son temblor, rigidez, lentitud o ausencia de movimiento, e inestabilidad postural.  Es causada por la degeneración de una pequeña parte del cerebro denominada sustancia negra. A medida que mueren las células cerebrales de la sustancia negra, el cerebro se ve privado de la dopamina que permite que se comuniquen las células cerebrales implicadas en el control del movimiento.

PB/MC