Todos los médicos del hospital de Rancagua, en total 125, pondrán sus cargos a disposición de la dirección del recinto a fin de mes, porque, según dijeron, no cuentan con las condiciones para entregar una correcta atención a los pacientes. 

Los facultativos dijeron que la situación se arrastra desde la inauguración del recinto hospitalario, en abril pasado, y que la falta de insumos y equipamiento, a pesar de ser un hospital nuevo, ha propiciado que pacientes demanden ante la Justicia al Servicio de Salud de la región de O’Higgins por falta de atención, logrando indemnizaciones por más de $200 millones. 

Según los médicos, el Servicio de Salud regional pretende responsabilizar a los funcionarios de esas faltas, por lo que presentó una demanda en contra de ellos, asunto que califican de injusto. 

Por su parte, el Servicio de Salud de O’Higgins emitió un comunicado informando que se decidió cambiar de su cargo al jefe del Departamento Jurídico del hospital, al igual que a un segundo abogado de esa repartición. Además, informó que fue desestimada una medida similar en contra de un médico del recinto. 

Al respecto, la ministra de Salud, Carmen Castillo, dijo que las demandas de los funcionarios son normales en los procesos de adaptación en los hospitales nuevos.

“En general, cuando se instala un hospital, después de haber estado en un espacio un tercio del tamaño, obviamente hay cambios y que requieren adaptarse a la nueva realidad. Y, en general, suceden algunas fricciones que en este caso están provocando situaciones que a veces son más exigentes para poder adaptarse a la nueva realidad. Esperamos que se solucione prontamente”. 

Desde el Servicio de Salud de la región señalaron que la Contraloría inicio un sumario administrativo por fiscal en su contra. 

PUB/CF