Esta semana se ha generado una fuerte discusión en torno al texto “100 Preguntas sobre sexualidad adolescente”, presentado el pasado jueves 22 de septiembre por la I. Municipalidad de Santiago. La polémica en torno al libro se ha centrado principalmente en el contenido, considerado inadecuado por ciertos sectores. El senador Manuel José Ossandón habría criticado que se hablara de sexo anal, señalando que “eso no era sexo”, frase por la cual pidió disculpas. Por su parte, el diputado José Antonio Kast señaló en entrevista a Publimetro que “no le corresponde al Estado meterse en la cama de los chilenos ni forzar a los adolescentes a adelantar su sexualidad”.

Los errores presentes en el libro se pueden clasificar en dos categorías: faltas de contenido y fallas en el plan de acompañamiento para abordarlo.

Error 1: No citar fuentes bibliográficas (falta de contenido)

- En entrevista con Publimetro, la alcaldesa de Santiago, Carolina Tohá explicó que los contenidos de las respuestas se generaron por un panel de expertos y que “no lo copiaron de ningún texto”. Sin embargo también reconoció que “lo que falta efectivamente, es la cita de la fuente respecto a algunos datos que dieron”. Según la alcaldesa esto se debió a que “deben ser datos que ellos manejan cotidianamente”, pero destacó nuevamente que debieron haberlos citado.

Error 2: En la pregunta 77 sobre un eventual embarazo de una menor de edad no se menciona que para que una menor tenga relaciones sexuales, estaría existiendo el delito de abuso sexual (falta de contenido)

- El director de “Comunidad y Justicia”, Tomás Henríquez nos explicó que “ciertamente fue un error que no se señale que para que esa niña de 6 u 8 años tenga relaciones sexuales, se estaría frente a un delito”. Cabe destacar que en otras preguntas, como por ejemplo la relacionada con acoso callejero, el libro señala que si esa situación ocurre, se debe denunciar. En este caso faltó puntualizar ese tema.

Error 3: No generar un comité representativo de padres y apoderados (falla relacionada con el plan de acompañamiento)

- Este error está relacionado tanto como con una arista legal, como con una arista de orientación para adolescentes. Desde la arista legal, el abogado Tomás Henríquez señala que “constitucionalmente y a través de tratados internacionales, los papás tienen garantizado el derecho a que sus hijos reciban la educación ética y moral que ellos quieran según sus convicciones”, por lo que se les debió considerar en la discusión y confección del libro.

Desde el punto de vista de la orientación sexual, la psicóloga de la Universidad Diego Portales, Eliana Navarrete, recomienda que la entrega del libro vaya acompañado de una clase de orientación para los padres. “Tal vez muchos de los apoderados desconocen cosas y dudas que se plantean en el libro. Es necesario que se les haga orientación a ellos también para que puedan apoyar a sus hijos en sus casas, si es que se da el ambiente de confianza necesario”. Cabe señalar que 

Error 4: Plan de acompañamiento del libro.

- La alcaldesa Carolina Tohá, señaló que el libro se enmarca en los programas de educación sexual del Ministerio y que para su creación contó con un gran panel de profesionales. Sin embargo, su distribución se enfocará en las bibliotecas vecinales y de los establecimientos educacionales de la comuna. Según la psicóloga Eliana Navarrete esto no sería suficiente. “Está bien que sea un libro de consulta en bibliotecas, pero también es una gran herramienta para abordar clases de educación sexual con los jóvenes, por lo que se debería considerar un plan para trabajarlo no sólo con los adolescentes, si no que con profesores y padres también”.

Actualmente, se estaría evaluando la opción de generar más copias del libro y ampliar su distribución. “Tenemos previsto pedirle a la feria del libro que nos permita presentarlo ahí y lo queremos postular para generar una publicación más amplia, como libro propiamente tal”,  comentó a Publimetro la alcaldesa de Santiago, Carolina Tohá.