A lo largo de este año, la Democracia Cristiana (DC) ha demostrado su incomodidad dentro de la Nueva Mayoría en varias oportunidades. Una de las más emblemáticas fue en enero de este año, cuando ex autoridades de la DC como Eduardo Aninat, Mariana Aylwin, Hugo Lavados y Pedro García, entre otros, publicaron a través de “El Mercurio”, un documento titulado "Progresismo sin progreso: ¿El legado de la Nueva Mayoría para Chile?". El texto realizaba una dura crítica al Gobierno y sus reformas, así como a la colectividad. En agosto también hicieron un ejercicio similar, esta vez desde la directiva actual de la DC. El Consejo Nacional de la Democracia Cristiana aprobó, en aquella ocasión, un documento en el que se realizó un duro análisis del momento político que vivía el gobierno de Michelle Bachelet y la Nueva Mayoría, a la cual consideraban como “una coalición débil”. El texto, que se titulaba “La Democracia Cristiana mirando el presente y futuro de Chile”, también fue publicado en “El Mercurio” y buscaba hacer una llamada de alerta al Gobierno para mejorar las cosas.

Ahora, la Democracia Cristiana abandonó el comité político del Gobierno, esto tras la gran derrota de la Nueva Mayoría en las elecciones municipales. La presidenta de la DC, Carolina Goic reclama “la construcción de una agenda acotada, realista”, agregando que hay que poner “el foco en aquellas cosas que nos unen".  Desde el partido llamaron a un Consejo Nacional extraordinario para definir la hoja de ruta con el Ejecutivo, el cual se realizará este jueves 27 de octubre.

El ADN del partido

La Democracia Cristiana es el partido más de centro dentro de la coalición de Gobierno. Por esta razón, se plantea que su relación dentro de la Nueva Mayoría sería más conflictiva que la que se tuvo en la Concertación: en la anterior coalición no participaba el Partido Comunista (PC).  La  dirigente de la DC, Mariana Aylwin, dijo ya en 2014 en entrevista a “Qué Pasa” que  el futuro de la Nueva Mayoría  dependía “de cómo se den las relaciones entre los partidos en el próximo tiempo, porque lo que ha habido hasta ahora es una descalificación constante a todos quienes hemos hecho observaciones desde dentro de la Nueva Mayoría a los proyectos del gobierno. Y las hemos hecho desde la experiencia que tenemos habiendo trabajado en los anteriores gobiernos de la Concertación, y desde nuestras ideas de centro, pidiendo reformas que sean más graduales, no fundacionales y respetando, por ejemplo, la participación del sector privado en la educación, lo que forma parte inherente de la doctrina de la DC”.

Externos a la DC también afirman que la falta consenso es lo que ha producido este quiebre dentro de la Nueva Mayoría. El senador socialista, Fulvio Rossi declaró respecto al conflicto reciente que “Si uno analiza las relaciones entre la coalición y el gobierno, al final del día uno debe preguntarse: ¿Caben la DC y el PC en una misma coalición? Yo creo que no, no hay espacio para la DC y el PC en una misma coalición”, agregando que “a veces en una coalición la diversidad es tan grande que se hace imposible gobernar. Uno de los temas conflictivos para la DC fue la ley de aborto en tres causales, lo que, al comparar la postura del PC con la DC, vale preguntarse si son compatibles dos posturas tan distintas dentro de una misma coalición. Recordemos que en sus inicios, la DC fue fundada por Falange Nacional y el Partido Conservador Social Cristiano, grupos escindidos del Partido Conservador, y que en ese entonces formaban la Federación Social Cristiana.