En la sesión del pasado martes 5 de julio el Concejo Municipal de Providencia aprobó, de manera unánime, la nueva Ordenanza de Tenencia Responsable de Mascotas y Bienestar Animal.

Tras un trabajo de diez meses que involucró a organizaciones sociales y el municipio se avanzó en la normativa  cuyo objetivo es proteger a los animales y crear conciencia sobre la necesidad de establecer una convivencia armoniosa entre ellos y las personas.

Con esto, la nueva ordenanza reconoce a los animales como seres que sienten, capaces de establecer vínculos afectivos y emocionales con los humanos y su entorno. Esta condición los hace merecedores de un trato digno, que impida su sufrimiento y favorezca su cuidado y protección.

El cuerpo legal se aprobó luego de un largo trabajo realizado por la Oficina de Protección Animal de Providencia, que contó con la activa participación de vecinos, grupos de protección animal, veterinarios, académicos, representantes del Colegio Médico Veterinario y organismos del gobierno central.

La normativa establece que los dueños o responsables de las mascotas, deberán proveer las condiciones que garanticen el cuidado de éstas, que van desde la provisión de un espacio limpio, libre de deposiciones y apropiado al tamaño o raza de la mascota, hasta la entrega de atención veterinaria preventiva, método de identificación y paseos regulares con resguardos tanto para la mascota como para su entorno, entre otras cosas.

La ordenanza también prohíbe y sanciona cualquier acto de maltrato hacia los animales de compañía que resulten en daño físico o alteraciones de comportamiento.

Ejemplo de estos son el abandono, actos de crueldad, incitación a peleas, o el mantenerlos permanentemente atados a un punto fijo, entre otras acciones.

La nueva normativa establece además que está prohibida la construcción e instalación en espacios públicos de casetas refugios para perros, "aún cuando no alteren el tráfico vehícular o peatonal en caso de ser detectadas podrán ser retiradas por personal municipal".

En el caso de los perros de asistencia, la nueva normativa establece que estos podrán acompañar permanentemente a sus dueños a todo edificio, construcción o espacio de uso público, sea de propiedad privada o pública mientras su uso implique la concurrencia de público.

La municipalidad, en tanto, por medio de su Oficina de Protección Animal, continuará promoviendo acciones que fomentan la protección de los caninos y felinos a través de atenciones veterinarias preventivas gratuitas, la educación en tenencia responsable y otros programas que buscan crear instancias de orientación y fortalecimiento de una cultura de cuidado y protección de los animales de compañía en la comunidad.

Multas

La ordenanza establece además sanciones para quienes incumplan con lo establecido. De acuerdo con lo publicado por la Municipalidad, las infracciones serán denunciadas al Juzgado de Policía Local, con valores entre 1 y 5 UTM, es decir entre $45.907 y $229.535.

PUB/NL