El día lunes la directora del Servicio Nacional de Menores (Sename), Solange Huerta, comunicó que entre el 1 de enero de 2005 y el 30 de junio de este año, 210 menores han fallecido en alguno de los centros dependientes del organismo.

Una cifra que aumenta considerablemente los 185 menores fallecidos, dados a conocer en una primera instancia, en el marco de la comisión Sename II y que le costó a la titular de Justicia, Javiera Blanco, una interpelación y la presentación de una acusación constitucional por su responsabilidad en el caso.

Los datos de la última década reflejan la crisis en el servicio, de la cual cuatro personas en los Gobiernos de Michelle Bachelet y de Sebastián Piñera han tratado de hacerse cargo.

La abogada y fiscal en el caso Tsunami, Solange Huerta llegó al Sename tras ser designada como directora por Bachelet en junio de este año, tras la salida de Hugo Guerra quien había asumido el cargo en abril de 2016.

Guerra permaneció a cargo del Sename sólo cuatro meses, tras ejercer como jefe del Departamento de Justicia Juvenil. Su salida se marcada por la fuga de 14 menores desde un Centro de Residencia Administración Directa  (Cread) de Arica.

Previamente, el cargo en la dirección del Sename era ocupado por la educadora de párvulos Marcela Labraña, quien asumió el 2014 al comienzo de la Presidenta Bachelet.

Durante su administración fallecieron al menos tres menores en los recintos del Servicio y su salida fue marcada por la muerte de Lissete, por cuya muerte en el centro Galvarino, existe una investigación judicia, luego que se conociera que a la niña se le administró un fármaco para tratar una descompensación sin indicación médica.

Entre los años 2010 y 2014, durante la administración de Sebastián Piñera, el servicio estuvo dirigido por Rolando Melo. En medio de su administración, el año 2013, el abogado enfrentó la polémica a raíz de los resultados de un informe de la Unicef y el poder judicial, que revelaron casos de violencia hacia los menores que se encontraban bajo la tutela del Sename.

El primer director del Sename nombrado en la administración de Piñera, fue el abogado Francisco Estrada, quien asumió el cargo con la misión de modernizar el sistema.

Estrada se mantuvo en el cargo siete meses, luego que presentara la renuncia al ser acusado por mal uso de recursos públicos por los funcionarios de la institución, al conocerse que su mujer utilizaba el auto asignado por el Sename para ir al supermercado o llevar a sus hijos al colegio.

Entre 2007 y 2009, durante la primera administración de Bachelet, en el cargo de director asumió Eugenio San Martín, entre los años 2006-2007 el cargo fue ocupado por Paulina Fernandez Fawaz, mientras que en la administración de Ricardo Lagos, la directora fue Delia del Gatto, quien ocupó el cargo hasta 2005, año que considera el informe con el fallecimiento de los menores en los centros del Servicio.

PUB/NL