El 27 de abril el ministro del Exterior del gobierno alemán anunció la desclasificación de los archivos oficiales de ese país sobre Colonia Dignidad.

Pese a que los documentos debían permanecer diez años más en reserva, la autoridad de ese país decidió “adelantar la desclasificación para que los investigadores y los medios”, tengan acceso a la información.

De esta manera, BBC Mundo accedió a las 200 carpetas gruesas que contienen las decenas de miles de documentos, donde se revelan macabros detalles de lo que sucedía en el asentamiento alemán fundado en 1961 por nazis en el sur de Chile.

Según detalla el medio, Colonia Dignidad se transformó en un estado dentro de otro Estado en donde habitaban casi 300 ciudadanos alemanes y al menos 20 niños chilenos huérfanos.

El enclave tenía sus reglas propias y en donde los habitantes no tenían documentos válidos.

En los documentos se revela que la embajada alemana en Santiago alertó de los maltratos que sufrían los residentes en el enclave, y en particular sobre la compleja situación que sufrían los niños que se encontraban en el lugar, dando cuenta que estaban al tanto de los casos de pederastía.

Los textos que están en mano de la cancillería alemana, dan cuenta también de la cooperación de Colonia Dignidad con la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA), durante la dictadura encabezada por Augusto Pinochet.

En la información se establece que uno de los ex agentes de aparato represivo reconoce haber participado en un interrogatorio con torturas de personas al interior de Colonia Dignidad.

De hecho, se afirma que el reducto “es un campo de entrenamiento, dirigido por alemanes, del Servicio Secreto Nacional, en el que permanecen internados numerosos presos políticos (habla de 112 en ese momento), sien do la estación de radio allí instalada la Central de Recepción de la red de Información del extranjero que posee la DINA”.

Incluso se detalla en un escrito confidencial de la cancillería de Alemania a que el régimen de Pinochet aprovechó los conocimientos de los colonos en materia de búnkeres y tíuneles.

También se señala en los documentos de la participación de la directiva de Colonia Dignidad en la masacre de Cerro Gallo en 1975, en el marco de la llamada Operación Colombo, donde escuadrones militares fusilaron a prisioneros políticos a quienes una vez muertos, hicieron pasar por guerrilleros que intentaban cruzar de manera ilegal desde Argentina.

Sobre este caso, se afirma que fue el propio Paul Schäfer quien supervisó el procedimiento sobrevolando la zona en helicóptero.

PUB/NL