Minutos de tensión en las afueras del Juzgado de Garantía de Coyhaique y escenas de profundo dolor mientras el fiscal Pedro Salgado relataba los hechos, se registraron este miércoles en el marco de la audiencia de fiscalización de Mauricio Ortega (41) imputado por la brutal golpiza de la que fue víctima Nábila Rifo, el pasado fin de semana.

En el exterior del recinto, un grupo de personas se reunió para manifestar su reproche a las acciones que habría cometido la ex pareja de la mujer, que se encuentra internada en la ex Posta Central, fuera de riesgo vital, pero con múltiples lesiones.

Al interior de la sala, los familiares de Nabila que llegaron a la audiencia se mostraron impactados con el relato que fue relatando el fiscal Salgado y que daban cuenta de los violentos hechos de los que fue víctima la mujer, madre de cuatro hijos.

PUB/NL