En cadena nacional, la Presidenta Michelle Bachelet anunció el ingreso del proyecto que transformará el sistema de Educación Superior.

Ante esto, Educación 2020 estableció seis puntos clave para iniciar la discusión de la iniciativa:
 
1.- Acceso: la admisión a la educación superior debe ser inclusiva, reconociendo las particularidades de la educación universitaria y la técnica profesional y creando un Sistema Único de Admisión obligatorio. Se requiere aumentar la ponderación del ranking de notas y replantear el excesivo protagonismo de la PSU, evaluación que debe ser revisada para reducir sus sesgos (género, nivel socioeconómico).
 
2.- Institucionalidad: El sistema requiere de una institucionalidad estatal que facilite su organización y la articulación de sus políticas públicas, y garantice el cumplimiento de normas comunes. Las anunciadas Subsecretaría y Superintendencia de Educación Superior, junto con el Marco Nacional de Cualificaciones, son un importante avance en esta materia.
 
3.- Educación Pública: La educación pública es esencialmente estatal y el Estado debe prestarle especial atención. No estamos ante un sistema mixto si sólo el 14% de la matrícula superior corresponde a instituciones estatales. Urge revisar la burocratización de estas instituciones, aumentar su matrícula trabajando en la retención de estudiantes y favorecer redes entre ellas (colegios públicos y CFT y Ues estatales).
 
4.- Financiamiento: La gratuidad es un avance pero no cambia la lógica de financiamiento a la demanda en la educación superior. Es imperativo crear una nueva estructura de financiamiento, que combine aportes basales y variables, determinados por una fórmula objetiva, orientados a resultados y recogiendo la perspectiva territorial.
 
5.- Articulación: Se necesita un sistema articulado horizontal y verticalmente. Esto se logra facilitando la movilidad de estudiantes entre carreras, instituciones e incluso entre Ues, IP y CFT. El anuncio de la creación de un Marco Nacional de Cualificaciones es un avance, que debe considerar tanto la opinión de los colegios profesionales como las expertises de la educación media técnico profesional.
 
6.- Calidad: El sistema de acreditaciones requiere avanzar hacia un verdadero sistema de aseguramiento de la calidad obligatorio para todas las instituciones de educación superior y a cargo de una agencia estatal. Para igualar hacia arriba es necesario definir estándares mínimos de funcionamiento, que garanticen la sustentabilidad, calidad y pertinencia de las carreras impartidas.

PUB/CM