Como Fabricio Ruiz de Gamboa Navarra y Juan Luis Dupré, ambos de 20 años, fueron identificados los sujetos que detuvo la policía civil acusados de cometer el delito de usurpación de funciones, falsificación de instrumento público e infracción a la Ley Orgánica de la Policía de Investigaciones (PDI). 

Los jóvenes, que durante esta jornada serán puestos a disposición de tribunales para su control de detención y posterior formalización, se hacían pasar por funcionarios de la PDI y buscaban hacer justicia por sus propias manos, autodenominándose "Los Vengadores". 

Los sujetos -uno fotógrafo y el otro un estudiante de Pedagogía en Educación Física- portaban una baliza azul y una sirena en el auto en que se desplazaban, usaban ropas institucionales, armas a fogueo y detenían delincuentes usando esposas, para luego entregarlos a Carabineros. Esto lo venían realizando hace cuatro meses. 

La situación quedó al descubierto cuando uno de ellos retuvo a un hombre que había robado un celular en el transporte público. Al llegar personal de la Bicrim de la PDI, el joven que aseguraba ser policía dijo tener que irse rápidamente a rendir una prueba de inglés. 

Por algunas incongruencias en que cayó al ser consultado por los policías reales, fue detenido junto al asaltante y llevado hasta un cuartel de la PDI. Y hasta allí llegó más tarde su compañero, donde juntos reconocieron no ser policías, por lo que ambos quedaron detenidos. 

De acuerdo a lo relatado por el subprefecto de la Bicrim de Santiago, Eduardo Cerna, "se recibe el detenido por este robo por sorpresa, que realmente ocurrió, y también se detuvo a este sujeto. Cuando se empieza a indagar los oficiales del caso respecto a esta persona que decía ser funcionario de la PDI, hubo un par de incongruencias, algunas cosas que son lógicas de entender dentro de procedimientos normales que se adoptan". 

Y agregó que "al ser traslado a la unidad reconoce que efectivamente no es funcionario de la PDI. El segundo llega a la unidad acompañando a su amigo y, en la conversación, plantean que no es la primera vez que hacen esto". 

“Se logró establecer que portaban tres identificaciones simulando ser las originales de la institución, además de elementos corporativos falsos. El auto estaba adaptado con elementos sonoros y luminosos, y lo más particular de este tema es que ellos se autodefinían como ‘Los vengadores’. Y esto era bajo su lógica de sentirse paladines de la justicia”. 

PUB/CM