El prefecto inspector José Luis López, jefe de la PDI en La Araucanía, entregó este miércoles los detalles detrás de las detenciones de once personas por la muerte del matrimonio Luchsinger-Mackay en enero de 2013 en su parcela de Vilcún.

El efectivo señaló a Emol que el origen de los operativos desplegados durante esta jornada comenzaron hace 15 días tras reuniones de coordinación con el fiscal Cristián Paredes.

"Teníamos antecedentes que no podíamos confirmar. Logramos la condena de Celestino Córdova, pero había una sensación de impunidad evidente en la familia, en la comunidad de La Araucanía y en el país por lo deleznable del hecho. O sea, que mueran dos ancianos al interior de sus domicilios, quemados, no es un hecho que ocurra todos los días y partir de eso nunca bajamos los brazos", afirmó.

Sobre el operativo, que comenzó cerca de las 03:00 horas y en el cual se allanaron diez viviendas, precisó que "la resistencia fue bastante menor toda vez que logramos una de las cosas que más planificamos que es el factor sorpresa, que fue un gran aliado a la hora del operativo".

Por último, el jefe policial indicó que además de los 100 detectives que participaron de las operaciones, fueron incluidos funcionarios del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INHD), quienes entrevistaron a cada uno de los detenidos.

PUB/CM