El fiscal jefe de la Región de O’Higgins, Luis Toledo, se integrará al equipo de colaboradores del fiscal nacional, Jorge Abott, por lo que tendrá que dejar la conducción del bullado Caso Caval, en el que fue formalizada la nuera de la Presidenta Michelle Bachelet, Natalia Compagnon, el pasado 29 de enero en Rancagua. 

Según la información que este jueves reproduce El Mercurio, Toledo será el nuevo jefe de la Unidad Contra el Tráfico Ilícito de Estupefacientes y Sustancias Peligrosas. 

En su reemplazo y mientras se designa a un nuevos fiscal para O’Higgins, la causa de Caval la llevará el fiscal jefe de Rancagua, Sergio Moya. 

Al equipo de la Fiscalía Nacional se suma también la ex fiscal Regional Oriente, Solange Huerta, quien estuvo en sus manos el caso “Tsunami” y la abogada Nelly Salvo, la asesora más experimentada en temas legislativos del ministro del Interior, Jorge Burgos. 

PUB/NL