“El Transantiago es una vergüenza que ya se extiende por casi 10 años. Abrámonos incluso a pensar en un Transantiago estatal. ¿Por qué no? El Metro lo ha hecho bien”. 

Las palabras de Andrónico Luksic no pasaron desapercibidas, y de esta forma el presidente de Quiñenco, el más importante del país, puso en discusión una alternativa, aunque varias veces planteada, nunca descartada como posible solución para el cuestionado sistema. 

Para el experto en transporte de la Universidad Diego Portales, Louis de Grange, esta es una “posibilidad que hay que discutir”. Sin embargo, deja claro que si el Transantiago fuera estatal, la percepción ciudadana también “sería negativa”. 

De Grange es enfático en señalar que cualquier cambio “debe ser paulatino”, ya que “sería un error” aplicar modificaciones de manera radical, “tal como ocurrió al comienzo del Transantiago”. Además, no descartó que la posibilidad de un esquema mixto sea una buena alternativa. “Tener empresas privadas y públicas”, y “desde ahí evaluar cuál sistema funciona mejor”, argumentó. 

Alejandro Aedo, presidente del Sindicato de Trabajadores de Subus, indicó a Publimetro que un Transantiago estatal es una propuesta que su organización viene planteando desde a lo menos 2011. 

"El sistema de concesión actual genera una especie de aduana con el dinero. Si el Gobierno está financiando esto, debería administrarlo. Porque los recursos irían directo a financiar la infraestructura y las mejoras al sistema”, argumentó Aedo. 

“Si el Estado financia más del 50% de la operación, avala las inversiones, construye la infraestructura, gestiona a través de la Dirección del Transporte Público Metropolitano y además, Metro es el administrador financiero del sistema, falta poco para que el Transantiago sea estatal”, explicó el diputado Leopoldo Pérez (RN), miembro de la Comisión de Transporte de la Cámara Baja. 

El legislador no cierra la posibilidad a una futura discusión, aunque refuta a Luksic e indicó que no es viable la comparación entre Metro y Transantiago, "ya que ambos sistemas de transporte son distintos". Según Pérez, el problema está en el tamaño “monstruoso” que poseen las empresas. Y añadió que "aunque sean municipales, estatales o privados", de no cambiarse esto “los problemas continuarán". 

Por último, el diputado de Chile Vamos agradeció a Andrónico Luksic por preocuparse “de temas mundanos”, aunque afirmó que hubiera sido mejor que “hiciera una propuesta más concreta y no se quedara sólo en el diagnóstico”.

PUB/SVM