Continua la polémica entre el diputado Gaspar Rivas (Ind) y el empresario de origen croata, y máxima fortuna del país, Andrónico Luksic Craig.

Este último envió una carta a la presidencia de la Cámara Baja para quejarse de los "reiterados insultos" recibidos por el congresista, quien vía Twitter y en sus intervenciones se ha referido a Luksic como "máximo delincuente" e "hijo de puta" de Chile.

Tras su primer ataque al empresario en la red social, Rivas fue enfrentado por diversas personas que le recriminaron las formas. Luego, el diputado reiteraría sus dichos mediante una carta publicada en el sitio. 

"Si ustedes se sintieron ofendidos por la forma en que me referí al señor Luksic, entonces les diré lo que siento. En efecto, siento mucho que Luksic sea un hijo de puta. Tuvo la oportunidad de elegir no serlo, pero prefirió serlo cagándose en los chilenos y chilenas", afirmó.

El martes 19 de abril, Rivas realizó una nueva arremetida. Esta vez fue desde la sala de la Cámara de Diputados mientras intervenía en el debate por la agenda corta antidelincuencia. 

En aquella oportunidad fue advertido por el presidente de la cámara, Osvaldo Andrade, quien finalmente decidió enviarlo a la Comisión de Ética.

Respuesta de Luksic

Mediante una carta dirigida al presidente de la Cámara, difundida por El Mostrador, el empresario dio cuenta de su molestia con el congresista, señalando su "indignación y molestia por los reiterados insultos proferidos" en su contra. 

"Es imprescindible que todos, especialmente aquellos que desempeñan cargos de responsabilidad y han sido electos por soberanía popular, mantengan el necesario respeto por la institución a la que pertenecen y, más aun, por la dignidad de las personas cualquiera sea su origen, situación económica, social y preferencia política, en todo tiempo, lugar y circunstancia", afirmó.

En la misiva, Luksic agrega que la actitud de Rivas constituye "un grave, flagrante y contumaz incumplimiento (...) del Reglamento de la Cámara de Diputados de Chile". 

"Para que usted le brinde la tramitación que estime correspondiente, hago llegar a usted y, por su intermedio, a la honorable Comisión de Ética la presente carta, que da cuenta una conducta que me ofende a mí y a mi familia, fomenta el odio en la sociedad, daña la sana convivencia que el país se merece y estimo, afecta la imagen de la institución que usted dirige", finaliza.

PUB/SVM