La machi Francisca Linconao (59) se encuentra en prisión preventiva, junto a otros nueve comuneros, mientras se desarrolla la investigación por la muerte del matrimonio Luchsinger Mackay. 

Actualmente imputada como una de las responsables del hecho, la machi solicitó a Gendarmería se respetara su condición de autoridad religiosa y se le permitiera acudir a la celebración de We Xipantu (año nuevo mapuche) este jueves junto a su comunidad. 

Luego de amenazar con iniciar una huelga de hambre sino se le condecía el permiso, Gendarmería decidió permitir la salida y de esta forma Linconao acudió a su tierra este jueves durante seis horas para hacerse parte de la ceremonia. 

Según indican desde la Dirección Regional de Gendarmería en La Araucanía, hecha la petición se entendió "la cosmovisión del mundo mapuche, la condición ancestral de la machi y se estimó que estaban dadas las condiciones de seguridad”, aseguran en La Tercera.

Tras acudir al lugar junto a un importante contingente de seguridad y culminada la ceremonia la machi retorno al recinto penal. 

Hace algunas semanas, Linconao había acusado problemas de salud a causa del encierro y la lejanía con su tierra. Argumento que le permitió la baja en la medida cautelar y quedar bajo arresto domiciliario por algunos días, sin embargo, la Corte de Apelaciones rechazó la decisión del Juzgado de Garantía de Temuco y se retomo al régimen de prisión preventiva.

PUB/SVM