Un fin de semana trágico y para el olvido fue el que vivió, Jocelyn Astorga, la madre de Bastián Muñoz, luego de la muerte de su pequeño hijo producto de la picadura de una araña. 

El día sábado la madre trasladó al pequeño hasta el Hospital padre Hurtado, donde ingresó por una picadura de araña en su pierna izquierda. Sin embargo, la madre reclama que el menor fue dado de alta sólo con la receta de paracetamol para aliviar el dolor. 

Con el transcurso de las horas la condición del niño empeoró y la madre decidió llevarlo una vez más a la urgencia, desde donde nuevamente fue derivado a su hogar. 

La madre cuestiona que pese a que el menor no mejoraba los doctores del establecimiento no quisieron inyectarle el antídoto contra la mordedura de la araña de rincón. 

La condición del menor siguió empeorando y fue ingresado una tercera oportunidad en el recinto asistencial, esta vez directo a la sala de reanimación. 

Desde el hospital, según reprodujo el canal 24 Horas, la jefa de la Unidad del Niño del hospital, Pamela Marchant, afirmó que sin duda lo ocurrido es una tragedia, pero que a consulta ingresan diariamente varios menores con picadas de insecto y el menor “no tenía clínica sugerente de un cuadro grave”. 

La familia de Bastián espera ahora el resultado de la autopsia, para determinar la causa exacta de su muerte.  

PUB/NL