Mónica Martínez, la madre de la escolar de 12 años que fue asesinada cuando volvía a su casa desde la escuela en Calbuco, asistió este miércoles a la audiencia de formalización de los dos detenidos por el caso.

Según consigna SoyChile, la mujer señaló que "lo único que pido es cadena perpetua para esos dos malditos. Nunca pensé que era tanto lo que le habían hecho".

En ese sentido, durante la presente jornada se confirmó que Alfonso Monje Hernández, uno de los imputados junto a Belarmino Mansilla Chávez, confesó su participación en el hecho, asegurando que cometió el crimen "de leso nomás".

"La prisión preventiva es lo que queríamos por ahora, no podía quedar suelto. Lo único que queremos es justicia nada más. Me dijeron que pidió disculpas, pero eso nada me sirve, sus disculpas no me van a devolver a mi hija", manifestó.

Por último, la mujer pidió "que no vuelvan a haber más Rayenes, es un sentimiento de dolor muy grande perder a un hijo o a una hija. No sé si la prisión preventiva entrega paz, pero sí un poco de tranquilidad".

PUB/CM