Tres semanas lleva la Región de Magallanes sin un médico oncólogo infantil. Fernando Bracho, el único especialista que trabajaba en esta zona renunció durante enero y no hay nadie que lo reemplace. De este modo, los niños que tienen problemas relacionados con cáncer no pueden ser tratados.

Así al menos lo informa El Mercurio, medio que explica que los menores que requieren tratamientos como quimioterapias deben viajar a Santiago para recibir estas sesiones. 

“Los viajes, la distancia y el tema económico terminó por separarnos con mi marido”, dijo a es medio Vania Venegas, la madre de Benjamín Reyes Venegas (10), quien debe trasladarse la capital para tratar su histiocitosis.

Pero Benjamín no es el único niño que debe recibir tratamiento, sino que se contabilizan al menos 30 menores con cáncer. Siete de ellos deberán trasladarse a Valdivia o a Santiago.

La renuncia del único especialista oncológico infantil en esta región también dejó al descubierto la falta de otros médicos como dermatólogos y reumatólogos. Simplemente, en la Región de Magallanes, no hay. De hecho, sólo trabaja un médico broncopulmonar, un hemato-oncólogo de adultos y un infectólogo, quienes atienden a pacientes de toda la zona. 

La subsecretaria de Redes Asistenciales, Gisela Alarcón, indicó que la urgencia en estos casos es que los niños puedan recibir el tratamiento que requieren y por eso se tomó la decisión de derivar algunos a Valdivia o a Santiago. Sin embargo, aclaró que también están buscando cómo solucionar el problema de la falta de médicos en la región. 

“Estamos conversando con los centros formadores, con el equipo de oncólogos pediátricos del país y con el resto de la red de derivación, para ver cómo podemos apoyar a quienes quedaron desprotegidos. Pero no queremos comprometer una fecha de la que no podamos hacernos cargo”, aseguró.

Por lo mismo, en estos momentos, la única alternativa que tienen los niños es hacer sus maletas y viajar a otros lugares para someterse a su respectivo tratamiento. 

PUB/JLM