La Asociación Nacional de Magistrados rechazó el actuar de la Dirección de Comunicaciones de la Corte Suprema por dar libremente el nombre de la Jueza de Garantía, quien ordenó la prisión preventiva contra el padre e hijo por homicidio simple contra el asaltante que les hizo un "portonazo". 

"J.G. San Bernardo ordena prisión preventiva para Gustavo y Raúl Aravena por homicidio simple de persona acusada de intentar robo de vehículo", publicó en un principio el Poder Judicial. 

Tras las presiones por redes sociales para revelar el nombre de la jueza, para que que los ciudadanos pudieran enviarle una "carta de desprecio" por su resolución, el departamento de comunicaciones de la Corte Suprema cedió y publicó el nombre de la magistrado. 

"Si bien reconocemos el derecho de toda persona a la información en virtud de la transparencia (ley 20.285), tales solicitudes deben plantearse por los canales regulares, como el propio Máximo Tribunal ha dispuesto en el portal de transparencia del Poder Judicial, donde incluso existen formularios para ello en los que el solicitante debe individualizarse", expuso la Asociación de Magistrados. 

El gremio agregó que "son tolerables exigencias sociales hacia el ejercicio del periodismo, pero no puede justificarse la entrega de información sensible a personas sin identidad y en el más completo anonimato en medios masivos que lo permiten, donde la respuesta no sólo llega al interlocutor, sino a miles de personas, también anónimas". 

Según los magistrados, exponer información como los nombres de los jueces puede afectar la seguridad de ellos, como también su independencia en el trabajo en casos de alta connotación pública. 

PUB/CF