Este martes se dieron a conocer los resultados del último informe del Estudio Internacional de Tendencias en Matemática y Ciencias 2015 (Timss), donde Chile no logró los mejores puntajes para los estudiantes de 4º y 8º básico, donde si bien han tenido una trayectoria al alza aumentando 30 puntos en Matemática, no superan el promedio de la escala internacional de 500 puntos. 

Según los datos entregados por la Agencia de Calidad de la Educación, todos los resultados chilenos se encuentran muy distantes de los primeros lugares, donde Singapur y Corea del Sur lideran el ranking. 

En el caso de Ciencias de 4º básico, Singapur aparece en el primer lugar con 590 puntos y en segunda posición está Corea del Sur con 589 puntos, muy alejado de los 478 puntos que logró Chile, situación que se repite en la misma asignatura en 8º básico, ya que Singapur logró 597 puntos y Japón 571 puntos. 

En el área de Matemática la tónica es similar, e incluso los países asiáticos aumentan en 100 puntos, llegando a posicionarse como pioneros Singapur (618) y Hong Kong (615), y en 8º básico el primer puesto vuelve a ser para Singapur (621) y Corea del Sur (606). 

Estas altas puntuaciones se condicen con los últimos resultados de otro estudio internacional, la prueba Pisa que es realizado por la Ocde, donde aparecen Shanghai, Singapur y Hong Kong dentro de los tres primeros puestos en matemática, lectura y ciencias. 

Los logros que ha tenido la educación de países asiáticos se viene reflejando desde hace algunos años, lo que es consecuencia de la estricta enseñanza que tienen los alumnos, con extensas jornadas y clases variadas que necesitan concentración extra. 

Otro tipo de enseñanza que logra buenos resultados, pero se aparta de lo estricto de Singapur y Corea del Sur es Finlandia, país que se posiciona en el séptimo lugar en ciencias de 4º básico con 554 puntos. 

“La metodología de evaluación es muy distinta en Finlandia porque no se relaciona con exámenes estandarizados, los profesores enseñan de formas diversas a cada uno de los estudiantes. Lo esencial es la enseñanza interactiva donde cada alumno se involucra y resuelve sus propios problemas”, explica Eevamaija Vuollo, profesora finlandesa magíster en educación intercultural y pasante de política educativa de Educación 2020. 

Según agrega la investigadora finlandesa, los desafíos para Chile son disminuir el número de estudiantes y cambiar el foco de enseñanza. 

“En las escuelas publicas chilenas tienen clases con muchos más alumnos que en Finlandia y por eso cuesta más enfrentar a todos los niños como personas distintas, además se ve que la segregación en Chile es muy grande lo que no contribuye al desarrollo pedagógico”, añade.