Un ambiente de tensión se vive en distintos puntos de la Región de Los Lagos, luego de que desde tempranas horas de este martes pescadores artesanales reanudaran las protestas para exigir que el Gobierno disponga de más recursos para ayudar a los trabajadores de mar a hacer frente a la crisis provocada por la marea roja en las aguas del sur del país. 

Como ocurriera este lunes en las rutas de acceso a la Isla Grande de Chiloé, donde pescadores artesanales levantaron barricadas, este martes, las interrupciones se extendieron a Puerto Montt y Osorno, donde varios centenares de trabajadores ocuparon los caminos para exigir soluciones. 

En Chiloé, desde la tarde de ayer, trabajadores de mar mantienen bloqueada la rampa en el canal de Chacao en el acceso norte a la isla, lo que impide el tráfico de vehículos desde el continente a través de las barcazas. 

Los cortes en la Isla Grande de Chiloé se repiten en el sector de Mutrico, en el acceso a la ciudad de Ancud, al igual que en Queilén (Chonchi) y en la ruta 5 Sur, en la entrada al puerto de Quellón, en el extremo sur de ese territorio insular de la Región de Los Lagos. 

También desde tempranas horas de este martes, grupos de pescadores artesanales mantienen cortada con barricadas la ruta 5 Sur en la zona de Maullín, en la comuna de Puerto Montt, al igual que en los accesos sur y norte de la ciudad Osorno. 

Pese a que el Gobierno declaró Zona de Catástrofe por la presencia de marea roja en las aguas del sur del país, lo que implicó destinar recursos especiales para ir en ayuda de quienes se desempeñan en las labores extractivas, los pescadores artesanales reclaman que la ayuda es insuficiente para paliar los efectos de la crisis. 

Mientras el Gobierno Central dispuso la entrega de un bono de 100 mil pesos, los trabajadores de mar, exigen que el monto sea superior, porque la cifra que destinó el Ejecuvito no permite cubrir el diario vivir, mientras el fenómeno se mantenga e impide desarrollar las faenas de mar. 

PUB/VJ