A las siete y media de la mañana, cuando el termómetro marcaba 11 grados, la Alameda se vistió de rojo. Más de 28 mil personas, entre runners y espectadores, se congregaron en las inmediaciones del Palacio de La Moneda, para participar en la décima versión del Maratón de Santiago. En el lugar, y pese al frío y la garúa que a esa hora amenazaba a los corredores, adultos, adolescentes y niños, se tomaron la principal arteria de la capital esperando la partida y aprovechando la oportunidad para tomarse algunas selfies.
 
Arriba de un pilar de cemento, casi al llegar al Paseo Bulnes, el pequeño Matías Soloza, de 9 años, acompañaba a su mamá, Rosa Hernández. Ambos levantaban un cartel con la leyenda “Corre Forets” para alentar a su hermano Alejandro, de 17 años, que corría junto a su padre Marco, los 21K de la maratón. “Yo le digo así, forets, por la película (Forrest Gump). Yo siempre lo acompaño a todas las carreras. Algún día quiero correr con él y mi papá”, contó el pequeño Matías a Publimetro.
 
El Maratón de Santiago congregó a corredores de todo Chile y el mundo. Los penquistas Ida Quiroz, Minza Cid, Magaly Bustos y Daniel Cisternas, todos los años, desde hace seis, participan en la categoría 10K del evento deportivo. “Nosotros entrenamos corriendo por la playa y es otra cosa. Notamos el aire muy pesado acá. Lo bueno es que mejoré mi propio tiempo y logré un récord de 45 minutos”, aseguró Magaly Bustos, quien es parte del Club Atlético "Lisa Peters”de Tomé.

Uno de los momentos más emotivos de la jornada fue cuando algunos runners, que apadrinaron a los niños con discapacidad de la Fundación Umano, cruzaron la meta junto a ellos. “Queremos sensibilizar sobre la inclusión, generar conciencia. Los niños estaban contentos, porque sintieron que ganaron. De hecho, recibieron una medalla y vivieron los mejores 100 metros de su vida”, explicó Matías Brain, director del organismo. También, llamó la atención la participación del bombero de Peñaflor, Aldo Soto, quien corrió los 10K usando su equipo de trabajo, que pesa más de 20 kilos, portando el cartel con la leyenda "no más agresiones contra bomberos".  

Cabe destacar que en esta edición, los ganadores, ambos de Kenia, fueron Víctor Kipchirchir, quien instauró un nuevo récord con de 2h11’01’’, y Ogla Kimaiyo. En tanto, los mejores chilenos de la competencia fueron Eugenio Galaz y Natalia Romero.


Urgencias médicas

El Intenso frío que se sintió esta mañana en la capital causó serios estragos en los corredores, quienes además de las contracturas y la deshidratación, tuvieron que enfrentar serios cuadros de hipotermia. En la carpa móvil, ubicada frente a La Moneda, los doctores y kinesiólogos, redoblaron sus esfuerzos para atender a los más de 900 personas que necesitaron atención médica. De ellos, 3 extranjeros tuvieron que ser hospitalizados.

"El frío de la mañana causó que los músculos de los corredores estuvieran más expuestos a sufrir lesiones. Los más afectados son los extranjeros, sobretodo aquellos que vienen de países más cálidos. De hecho, tres de ellos tuvieron que ser hospitalizados por hipotermia, quienes ya se encuentran bien y serán dados de alta durante el día", contó a Publimetro Luis Vergara, jefe médico de Medicina Deportiva UC, quien estuvo a cargo del operativo del evento. Las lesiones más frecuentes fueron lesiones en pies por ampollas, calambres, contracturas, deshidratación e innumerables golpes y lesiones por caídas.

Para compensar a los corredores, la organización del evento entregó más de 49 mil kilos de fruta, un 20% más que el año pasado. “Ciruelas, plátanos, uva, frutillas y manzanas, porque contienen potasio, azúcares y agua. La idea, además, es fomentar el consumo de frutas en los participantes”, aseguró Cristóbal Velasco, jefe de marketing de PMA.


Adopción de perros callejeros

También hubo especial cuidado con 200 perros callejeros, lo que fueron desparasitados y vacunados. La Fundación Protección Canina, en conjunto con Stuka y Etodog, instalaron caniles en Santiago, Providencia y Peñalolén a fin de retirarlos de la Alameda durante la carrera y poder conseguirles un hogar definitivo. Pese a los esfuerzos, algunos canes de igual manera lograron evadir los controles y participar con los corredores, quienes los alimentaron en el camino con galletas.

“Dos perros consiguieron ser adoptados, lo que nos tiene muy contentos. Fue una gran experiencia. Lamentablemente tuvimos que liberar al resto de los perros a las calles. Esperamos que la gente tome conciencia y recoja a estos perros”, contó Héctor Rojas, encargado del operativo, quien aseguró que la próxima semana se realizarán 50 esterilizaciones.