Este martes la Agencia de Calidad de la Educación dio a conocer los resultados del último informe del Estudio internacional de Tendencias en Matemática y Ciencias 2015 (Timss), el que entrega información de los logros de aprendizaje de los estudiantes de educación básica, específicamente en los niveles de 4º y 8 º básico y en relación a los contextos educacionales en los que aprenden. 

De acuerdo a las principales resultados del estudio Timss, se establece que entre el 15% y el 37% de los estudiantes en Chile no alcanzan el umbral mínimo asociado al nivel de desempeño (400 puntos), cifra que es preocupante ya que al compararlo con el nivel internacional esto fluctúa entre el 5% y el 16%. 

Chile concentra a un tercio de los alumnos en el nivel bajo, mientras que sólo el 1% de los estudiantes chilenos logra el nivel avanzado, comparado con el 50% de los alumnos que llegan a este nivel en países con los mejores resultados. 

A pesar que estos datos muestran que los logros de aprendizajes nacionales están bajo el promedio de los 57 países participantes en el estudio (500 puntos), al comparar esta última entrega de resultados con la anterior del año 2011, hay una mejora significativa en la evolución de matemática de 8º básico con un aumento de 30 puntos en 16 años. 

Al desagregar los resultados por materias: en Ciencias de 4º básico Chile obtuvo 478 puntos, mientras que el promedio para todas las evaluaciones es 500 puntos, y en 8º básico el resultado a nivel nacional fue 454 puntos. 

En el caso de la evaluación de Matemática de 4º básico, Chile logro 459 puntos y en 8º básico 427 puntos. 

Brechas de género

Si bien nuestro país no presenta importantes brechas de género significativas en desmedro de las mujeres en 4º básico, esto si está en el sector de Matemática en 8º básico, dado como resultado que Chile es el país con mayores diferencias y en Ciencias se queda con el segundo lugar después de Hungría. 

“Las brechas de género son son intrínsecas, es decir, no dependen de aspectos biológicos, sino que están fuertemente asociadas a aspectos culturales, como las distintas expectativas que los padres y profesores tienen sobre los estudiantes”, explicó el secretario ejecutivo de la Agencia de Calidad de la Educación, Carlos Henríquez. 

Esta opinión es compartida por el investigador del Centro de Investigación Avanzada en Educación (Ciae) de la U. de Chile y líderes educativos, Juan Pablo Valenzuela, quien sostiene que el desafío ahora es para los profesores especialistas. 

“Se tiene un desafío con los profesores especialistas del segundo ciclo, porque no es un tema que a las mujeres les cueste más, sino que esa diferencia se genera en el segundo ciclo. Lo que debería suceder es que el mismo profesor tenga una forma de enseñar y de construcción de expectativas iguales”, sostiene Valenzuela.