En el día de ayer la Seremi de Salud de la Región Metropolitana adoptó la decisión  de prohibir la entrega de juguetes en el menú para niños de la “Cajita Feliz” de Mc Donald’s.

Esta medida se sustenta en el análisis que realizó el Instituto de Salud Pública (ISP) en el local de la franquicia ubicado en Ñuñoa, donde los resultados arrojaron exceso de sodio en dos de los productos ofrecidos en el menú infantil.

Uno de ellos corresponde a los nuggets de pollo los cuales contienen 879 miligramos de sodio por cada 100 gramos de alimento, resultando que sobrepasa el límite impuesto por la Ley de Alimentos (20.606), la cual permite solo 800 miligramos. El otro, es la mostaza que se agrega a las hamburguesas la cual, según explicó la Seremi, señalaba niveles altos de sodio en su información nutricional y por ende, supera los límites establecidos en la Ley 20.606 que entró en vigencia el 27 de junio.

Es así como la Seremi de Salud RM notificó al local de cadena rápida que se iniciaría un sumario sanitario por utilizar un “gancho comercial” dirigido a menores de 14 años, asociado a alimentos que sobrepasan los niveles establecidos por el Ministerio de Salud. Esto, provocaría que además, la autoridad sanitaria decidiera prohibir la entrega de juguetes dentro de la “Cajita Feliz”.

Esta situación se enmarca en la serie de fiscalizaciones realizadas la semana pasada por la autoridad de salud, en distintos locales de comida rápida en la Región Metropolitana, donde se sospechaba el incumplimiento de la Ley 20.606 en menús dirigidos a niños.

La versión de Mc Donald’s

Desde la franquicia se refirieron a la prohibición de vender la “Cajita Feliz” con juguetes en su interior y afirmaron que “frente al anuncio de la Secretaría Regional Ministerial de Salud de la Región Metropolitana correspondiente al restaurante de la calle José Pedro Alessandri, McDonald’s aclara que respeta el dictamen de la autoridad sanitaria”.

Sin embargo, la empresa expresó que “utilizará los mecanismos que la normativa vigente le otorga para realizar los descargos correspondientes”.

Además, McDonald’s solicitará la realización de nuevos análisis y contra muestras de los productos analizados por la SEREMI en este restaurante. Esto, según explica, con el fin de poder “demostrar que todos los productos de la Cajita Feliz están dentro de los límites establecidos por la normativa, conforme lo acreditan los análisis realizados por laboratorios nacionales de gran prestigio”.

PB/MC