El líder del PRO, Marco Enríquez-Ominami, señaló que en vez de un veto presidencial a la reforma laboral, "se debe vetar toda la ley y, junto a los trabajadores y el sector productivo, construir una ley".

Mediante un comunicado de prensa de su partido, ME-O aseguró que este escenario "lo advertimos cuando la derecha, como se ha caracterizado, fue a bloquear ante el TC un aspecto clave que abordaba la dignidad de los trabajadores. Ahí mismo se debió ejercer el veto presidencial (…) Sin la titularidad sindical, la reforma laboral terminaba por perder el rumbo".

Y agregó que "el proyecto completo debe ser vetado. Hacer y discutir una ley nueva que sirva, realmente, para fortalecer los sindicatos, la negociación colectiva por ramas, el derecho real a huelga, por nombrar algunos".

"Son puntos básicos para que exista una reforma que favorezca a los trabajadores y que implique una modernización en las relaciones laborales de verdad, creando empleos", puntualizó el fundador del Partido Progresista.

Por su parte, la presidenta del PRO, Patricia Morales, indicó que "hace meses denunciamos a la derecha que bloquea, pues ahora se deben hacer cargo por haber obstaculizado un avance para los trabajadores".

PUB/NL