El ex candidato presidencial, Marco Enríquez-Ominami, nuevamente se defendió ante el presunto financiamiento irregular en su campaña por parte de SQM, asegurando que “la plata no está en mi jardín, no está bajo el colchón y no está en mi empresa”.

"Chile 21 no financió la campaña ni a fundación Progresa. Ni Fundación Progresa, ni el Partido Progresista, ni quien les habla hemos recibido un solo peso ilegal, es cierto que hay una investigación en curso y yo la respeto", afirmó el líder del PRO.

Enríquez-Ominami está involucrado en el caso SQM por la emisión de 34 facturas ideológicamente falsas, por parte de la empresa de su ex asesor y mano derecha, Cristián Warner, por asesorías que no realizaron y que alcanzan a los $362 millones.

Consultado por la decisión del Octavo Juzgado de Garantía de Santiago, que accedió a levantar el secreto bancario de las cuentas de Cristián Warner, ME-O enfatizó en que “yo no comento investigaciones que están en curso, por lo tanto no voy a emitir un juicio sobre eso”.

Asimismo, el líder del PRO, arremetió contra “algunos medios de comunicación, no todos” y acusó que están “obsesionados por encubrir a (Sebastián) Piñera y tratar de transformar a los progresistas en los niños símbolos de algo que nosotros mismos hemos denunciado, y eso que hemos hecho un esfuerzo de transparencia”.

PUB/CM