El médico detenido por vender licencias en un café con piernas del centro de Santiago causó un perjuicio económico de $300 millones a las isapres y de $100 millones al Fonasa, según se informó hoy en su audiencia de formalización. 

Se trata de Jaime Eduardo Barros Ortiz, quien fue detenido este jueves por la PDI en su "oficina" de Huérfanos con Amunátegui. También cayeron cinco "captadoras" de clientes y cuatro "pacientes" sorprendidos comprando las licencias médicas. 

Barros Ortiz fue formalizado este viernes por el delito de extender licencias médicas sin examinar a los pacientes ni realizarles chequeos de salud que justificaran la emisión de los documentos. Al resto de los detenidos se les formalizó como colaboradores y cómplices. 

Según explicó el fiscal Sebastián Gana, de la Fiscalía Metropolitana Centro Norte, todas estas personas fueron detenidas luego de que un funcionario de la PDI, que estaba realizando actividades personales en el centro de Santiago, se percató de que diversas personas estaban al interior de un café aportando datos personales y otras llenando licencias médicas. 

Según explicó el fiscal, todas las personas fueron detenidas dado que “de acuerdo con el Código Penal incurren en el delito quienes otorgan, obtienen o tramitan licencias médicas falsas. Aquí es el doctor quien otorga las licencias médicas falsas; los pacientes son quienes las obtienen y los captadoras quienes las tramitan”. 

En la detención del médico, la PDI incautó $2.180.000 producto de la venta de las licencias médicas a $70.000 cada una. Este jueves, al momento de su detención el médico había entregado alrededor de 30 documentos, mientras tenía una fila de "pacientes" esperando el trámite. 

Tras la formalización del médico, la Fiscalía Centro Norte solicitó al tribunal la medida cautelar de arraigo nacional y la suspensión de la facultad de otorgar licencias médicas durante el periodo que dure la investigación. Este fue fijado inicialmente en 120 días. En tanto, para el resto de los imputados el fiscal Gana pidió arraigo nacional. Ambas medidas fueron concedidas por el tribunal. 

Durante el plazo que dure la investigación, la Fiscalía Centro Norte indagará además a otras personas que pudieron haber comprado licencias médicas a Barros Ortiz. 

La fiscalía explicó que debido a que este delito tiene asignada penas bajas, es posible que se arribe a una suspensión condicional del procedimiento en el caso de los pacientes y captadores. 

Sin embargo, esta salida no está contemplada por el momento en el caso del médico, para quien se proyecta una pena que puede llegar a los tres años de presidio y una multa. 

Además, la investigación, según indicó el fiscal, busca establecer si existen más personas compradoras de licencias médicas falsas. 

Barros Ortiz, médico psiquiatra, vendía licencias principalmente por depresión. Los documentos ya estaban confeccionados y sólo faltaba poner nombre y RUT del "paciente", que eran buscados por las "captadoras" y llevados a la "oficina". 

Isapres y Fonasa anunciaron querellas en contra de este grupo. 

PUB/CM