Una intervención inédita en el sistema de salud público chileno, y la medicina mundial, se llevó a cabo en nuestro país por parte de un equipo multidisciplinario de médicos del Hospital Clínico San Borja Arriarán (HCSBA). El procedimiento, que marca un precedente en el país, fue realizado con la ayuda de un nuevo cineangiógrafo de última generación, el cual corresponde a una de las última adquisiciones del recinto asistencial.

“Valve in Valve” es el nombre de la técnica mínimamente invasiva, y no quirúrgica, que se le realizó a Jenny Bahamondez (39), embarazada de 6 meses, siendo la segunda vez que se lleva a cabo esta operación a nivel mundial.

El caso de Jenny, oriunda de Puerto Montt, era muy delicado pues había sido operada del corazón en el año 2003 donde se le había implantado una válvula aórtica artificial por un problema congénito que ella tenía. Pero, todo se complicó para ella y su familia, cuando este año tuvo que ser internada en el Hospital Regional de Puerto Montt por una severa falla cardiaca, momento en que se le detectó una degeneración en su válvula artificial, provocando una doble falla.

Sumado a eso, Jenny se encontraba en una situación aún más delicada, pues espera a su cuarto hijo, hecho que puso  en riesgo grave riesgo su vida y la de su bebé.

La segunda en el mundo

Dadas las circunstancias, los expertos del Hospital de Puerto Montt, sumados a un equipo multidisciplinario del HCSBA, llegaron a la convicción de que la mejor opción –tanto para Jenny como para su hijo- era realizar una intervención inédita en el sistema público chileno, que de ser exitosa le permitiría continuar su embarazo de forma segura.

Así, la paciente fue trasladada hasta la Región Metropolitana, al HCSBA, gracias al trabajo conjunto de ambos hospitales, que fueron apoyados en la coordinación por la División de Gestión de la Red Asistencial (Digera) del Ministerio de Salud y por Fonasa.

El procedimiento, conocido como “valve in valve”, es una técnica mínimamente invasiva, no quirúrgica, que permite implantar a los pacientes una prótesis percutánea (a través de la piel), dentro de otra prótesis biológica que ha fallado, sin la necesidad de detener el corazón.

La operación de Jenny fue realizada el pasado 5 de mayo en la nueva sala de intervenciones híbridas con la que cuenta el HCSBA, que permite efectuar este tipo de procedimientos gracias a la adquisición de un moderno equipamiento, que incluye un cineangiógrafo de última generación avaluado en más de 700 millones de pesos.  El San Borja es el único hospital público de Latinoamérica que cuenta con un equipo de este nivel de complejidad.

El equipo médico del HCSBA fue encabezado por el jefe del Laboratorio de Hemodinamia, Dr. Gabriel Maluenda, y el jefe de la Unidad de Cardiocirugía, Dr. Christian Baeza, quienes estuvieron acompañados por el jefe de Anestesia Cardiovascular, Dr. Johnny Yáñez, el experto en medicina materno-fetal, Dr. Eduardo Sepúlveda, y un extenso equipo de soporte clínico.

El Dr. Maluenda indica a Publimetro que “el procedimiento se llevó a cabo sin contratiempo alguno y de manera totalmente percutánea, sin cirugía, bajo anestesia general. El implante de la nueva válvula permitió restablecer de forma inmediata la función cardiaca de la paciente, con completa estabilidad para el bebé”. Además agregó que “la paciente salió despierta y feliz del pabellón, con su nueva válvula y las esperanzas recuperadas de regresar a su casa a continuar su embarazo y cuidar de sus otros tres hijos junto a su marido”.

Según el registro Global VIV –que documenta los resultados de los casos de “valve in valve” realizados en el mundo - hay unos 500 pacientes sometidos a esta técnica. “Los resultados indican que el “valve in valve” aórtico es una excelente opción para pacientes de alto riesgo quirúrgico, que no pueden ser sometidos nuevamente a una reoperación del corazón”, agrega el profesional.

Sin embargo, detalla que “el caso de nuestra paciente es particularmente único, pues es realizado en una mujer muy joven en quien el riesgo está impuesto por el embarazo en curso. Una intervención quirúrgica tradicional es de muy alto riesgo para la madre y el feto, pues implica la necesidad de paralización cardiaca y de circulación extracorpórea, situaciones pobremente toleradas en la condición de embarazo”.

Por su parte, el Dr. Cristian Baeza, agrega que “nos enorgullece mucho lo que hemos hecho, es algo único y de gran ayuda para la paciente y el bebé tratado”.

Maluenda destaca que el caso de Jenny Bahamondez es inédito por varias razones. La primera, es que antes de su caso, solo se había realizado un procedimiento exitoso de ‘valve in valve’ en embarazadas en Ontario Canadá, y segundo, porque el éxito absoluto fue gracias a un grupo de expertos reunidos en el sistema de la red de salud pública chilena, marcando un precedente en el país.

La nueva vida de Jenny

Por estos días,  la madre de 39 años se encuentra recuperándose junto a su familia en Puerto Montt, a la espera del nacimiento de su hija, la cual tiene 6 meses de gestación.

Según explica a Publimetro, poder ser sometida a este tratamiento fue algo esperanzador, pues “la verdad es que cuando me enteré de que tenía problemas en mi válvula y que no había muchas alternativas para nosotros, tuve mucho miedo. No solo existía la posibilidad de que no tolerara una cirugía tradicional, sino que también podía pasar que mi corazón no soportara y no pudiera seguir viviendo”.

Además, Jenny recalca que el ‘valve in valve’ fue “la mejor opción que me dieron los médicos y estoy feliz de poder estar viva siguiendo con mi embarazo en completa normalidad”.

Finalmente, destaca la labor del sistema público de salud chileno en todo el proceso que ha sido esta segunda oportunidad. “Me parece excelente que tengan opciones como esta, porque es una posibilidad para mucha gente que no tiene los medios económicos para costear un procedimiento tan sofisticado. Sin el Hospital, y el equipo médico, no podríamos hoy decir que yo y mi hija tenemos la posibilidad de estar vivas”, remata.

PB/MC