Los 170 médicos renunciados ayer al hospital regional de Rancagua decidieron postergar su decisión por 15 días, y así darle plazo al Gobierno para destituir al director del Servicio de Salud de la Región de O’Higgins, Fernando Troncoso, hasta que él vuelva de sus vacaciones. 

Los médicos en cuestión exigen la salida de Troncoso pues lo acusan de irregularidades administrativas y mala gestión, y tras una reunión que mantuvieron con el intendente de la región, Pablo Silva, dejaron en suspenso su renuncia. 

Felipe Espinoza, del Capítulo Médico de Rancagua, señaló que lo que buscan los médicos es terminar con la mala gestión del recinto y así mejorar la atención a los pacientes, pero que si Troncoso no sale del cargo ellos hacen efectivas sus renuncias. 

“Tomando en cuenta que el cargo hoy día está subrogado por otra persona del Servicio de Salud, y en el caso que él vuelva a sus funciones una vez que termine su feriado legal, nosotros haremos efectivas las renuncias, que ya están en la oficina de partes”, dijo Espinoza. 

Por su parte, el intendente Pablo Silva, dijo que se hará todas las gestiones para evitar que se concreten las renuncias en el plazo dado por los médicos. “Valoramos esta determinación de los doctores de, efectivamente, atender los pacientes el día lunes. Eso es lo que nos interesaba y nos da plazo para instalar una mesa de diálogo, de negociación, en conjunto con el director (s) del Servicio de Salud para llegar a los acuerdos correspondientes”. 

En tanto, desde el Ministerio de Salud informaron que ya instruyeron al director del servicio para que no persevere en la decisión de demandar a cinco médicos del hospital Regional de Rancagua y que, además, se cambió de funciones al equipo jurídico asesor de esa dirección, que era una de las exigencias de los médicos movilizados. 

PUB/CF