Luego de una paralización que suma seis días,  la mesa del sector público decidió hoy mantener el paro nacional de los funcionarios públicos, todo a la espera de la decisión del Ejecutivo de presentar un veto aditivo al proyecto de ley que establece un reajuste salarial de solo un 3,2%.



La paralización se extenderá hasta el próximo martes, momento en que los gremios integrantes decidirán las acciones a seguir, según lo señalado por la mesa. 



Tras una reunión de evaluación del escenario político luego del rechazo de la propuesta del Gobierno en el Congreso Nacional, los dirigentes primero esperan conocer el contenido que tendrá el veto presidencial para recién hacer un pronunciamiento sobre la iniciativa oficial. 

Ante todo, los dirigentes que representan a las 15 organizaciones de la mesa expresaron su preocupación por la nula señal del gobierno a dialogar y a acercar posiciones con el sector público, todo en medio de los cuestionamientos hacia el rol del ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, en el trámite del reajuste en las remuneraciones de los funcionarios públicos.



Al respecto, el presidente del Colegio de Profesores, Jaime Gajardo, afirmó que el objetivo de la continuidad del paro es analizar el contenido del veto aditivo, el que esperan que mejore el guarismo, reponga los Bonos y establezca un mecanismo de resguardo en caso de que el IPC sea superior al proyectado. 



“Quien tiene la palabra es el Ejecutivo y debe recoger las señales del gran movimiento de sector público”, precisó el colegiado.

 

PUB/IS