Durante este jueves, el presidente del Metro de Santiago realizó el balance del año 2015 en relación al funcionamiento del sistema de transporte subterráneo de la capital. 

En medio de la contingencia por la emergencia registrada la jornada del pasado miércoles en Línea 5, Azócar destacó que Metro trabaja por disminuir este tipo de eventualidades y mejorar la calidad del servicio, considerando la relevancia que tiene en la vida cotidiana de los santiaguinos este servicio. 

Destacó en la presentación la mejora en el índice de reputación y prestigio, y que el desafío es convertirse en el Metro con menor tasa de averías del mundo. En este sentido, se redujeron en casi un 50% las averías de alto impacto y se reveló que se redujo el tiempo de impacto por contingencias en un 64%. También declaró que aumentó en un 28% el indicador de prestigio, según un estudio de Imagen y Posicionamiento de diciembre de 2015, a cargo de GFK Adimark.  

Para el experto en transportes y ex director de Metro, Louis de Grange, lel balance “es realista porque se han hecho las cosas bien y la pérdida de pasajeros en el sistema responde a temas económicos nacionales”. 

De Grange le pone nota 6 a Metro por lo hecho 2015 y destacó que “los desafíos son seguir con la construcción de las Líneas 3 y 6 y definir en el primer semestre de 2016 el trazado de la nueva Línea 7”. Respecto de la gestión de mantenimiento, destacó que Metro “lo hace bien”, ya que las averías “son inevitables y el tema está en que existan alternativas y el Transantiago hoy en día no lo es”.

Desde la fuerza laboral de la empresa, el presidente del Sindicato de Trabajadores de Metro, Eric Campos, destaca que “se ha hecho un esfuerzo en conjunto con los trabajadores en mantención y compra de repuestos y hay una baja en la tasa de averías de alto impacto”. 

Sin embargo, Campos señala que Metro debe avanzar en el tema del manejo d emergencias, ya que a su juicio “no tiene capacidad para enfrentar averías que generan conmoción pública. Notamos una falta de liderazgo técnico en la Gerencia de Operaciones, ya que esta no ha sido capaz de redefinir y rediseñar los protocolos de seguridad. 

Finalmente, desde la esfera laboral destacó que “7 de cada 10 trabajadores de Metro son subcontratados y esto genera que al no tener el control sobre los procesos de seguridad y mantenimiento, tengamos vulnerabilidad en el sistema y en el servicio que prestamos a los usuarios”. 

Incidente en Línea 5

En relación a la emergencia registrada el pasado miércoles en la estación Monte Tabor, Rodrigo Azócar destacó que se tomaron acciones inmediatas. “Queremos hacernos cargo de la inquietud que vivieron los pasajeros evacuados, de su temor por la presencia de humo (…) queremos señalarles nuestras disculpas por la información que eventualmente llegó a destiempo o no llegó”.

A su vez, el gerente de Mantenimiento, Felipe Bravo, reveló que la falla se debió a un cortocircuito en el sistema que alimenta de energía al vagón, lo que generó un aumento de temperatura que inflamó el sistema de lubricación del mecanismo de captación de energía, ubicado bajo el vagón y fuera del espacio donde se trasladan los pasajeros.

Eric Campos señala al respecto que “después de Transantiago, los flujos de pasajeros en Metro subieron de 1,2 millones a 2,5 millones de pasajeros diarios, entonces averías como las de el miércoles demuestran que no se está preparado para enfrentar estas contingencias, además de que no se reconoce la falta de personal en las estaciones y el serio problema de las capacitaciones que realizan las empresas subcontratistas, que no cumplen con lo estándares mínimos”.