Metro de Santiago presentó esta tarde una querella contra quienes resulten responsables por los delitos de daños y amenazas en contra de usuarios y personal de Metro el pasado domingo.
 
Ese día, pasadas las 22 horas, un grupo de aproximadamente 30 individuos encapuchados descendió del tren en el que viajaban en estación Monte Tabor de la Línea 5, obligando a los pasajeros a evacuar el tren. Luego, cerraron a la fuerzas las puertas de los vagones y comenzaron a grafitearlos por completo.
 
Ante la situación, Metro activó el procedimiento de seguridad respectivo y solicitó la presencia de Carabineros. Personal de seguridad presente en la estación intentó detener a los individuos, lo que generó que los autores de este delito huyeran por las vías. Al percatarse de esta situación, y siguiendo los protocolos establecidos para estos casos, se procedió a desenergizarlas, para evitar que los individuos sufrieran algún accidente.

Los daños fueron estimados en un millón de pesos y este lunes, Metro calificó el ataque como "el peor registrado en la historia de su funcionamiento".
 
Con todos esos antecedentes, la acción legal fue interpuesta en el Noveno Juzgado de Garantía de Santiago, sin perjuicio de que el mismo día de los hechos, personal de Metro interpuso una denuncia ante Carabineros, lo que dio inicio a la investigación correspondiente.
 
Rubén Alvarado, gerente general de Metro, indicó que la empresa recurrirá a todas las instancias para perseguir este tipo de situaciones. “No toleraremos acciones que pongan en riesgo la integridad de nuestros pasajeros y trabajadores. Nuestra principal preocupación es entregar un servicio seguro y de calidad. Es por ello que hemos decidido interponer una querella contra los autores de este hecho, exigiendo las sanciones que para estos casos estipula la ley”, destacó de manera tajante.

PUB / DIG