El cardenal de Santiago Ricardo Ezzati y el obispo de Ica, Hector Vera presidieron la misa en la conmemoración del Señor de los Milagros de las Nazarenas en la catedral capitalina. La mayor fiesta religiosa extranjera en nuestro país contó con una multitudinaria presencia de inmigrantes, sobre todo de la colonia peruana residente en nuestro país. 

Tras la ceremonia litúrgica, se efectuó una procesión de 3 kilómetros desde la catedral hasta la Parroquía Latinoamericana, ubicada en Providencia. En el lugar se congregaron miles de personas, quienes en su mayoría- cómo es la costumbre de la devoción en Perú- vistieron de morado. 

Una de las características de esta procesión son las alfombras de flores que adornan el paso del Señor de los Milagros. La principal estará a la salida de la Catedral y habrá otras cuatro que marcarán el paso de la imagen por 12 estaciones. 

En la celebración participaron más de 15 comunidades siendo la devoción de fe más grandes de extranjeros en Chile. 

El origen de la festividad data del siglo XVII, cuando un esclavo de origen angoleño pintó en un humilde muro de un galpón una representación de un cristo moreno. Un fuerte terremoto que asoló Lima el 14 de noviembre de 1655, con grandes pérdidas humanas y materiales, dio origen a esta devoción, al observarse que milagrosamente el muro donde estaba pintada la imagen de Jesús quedó incólume. Desde ese momento se le atribuye a la pintura el poder protector de la capital del Perú ante los terremotos. 

La ceremonia se llevaba a cabo por la colectividad del vecino país, en un principio, sólo en los alrededores de la Parroquía Latinoamericana, sin embargo, el entonces cardenal de Santiago, Francisco Javier Errázuriz, en el 2004 la trasladó a la Catedral de Santiago, dando origen a la procesión hasta la mencionada parroquia ubicada en Providencia. 

PUB/SVM