El Ejército de Chile este viernes detalló la situación de los equipos computacionales pertenecientes al Comando de Apoyo a la Fuerza, dispositivos que de acuerdo a la declaración del general (r) Héctor Ureta fueron formateados durante la investigación del fraude conocido como "Milicogate".

A través de un comunicado, la institución castrense expresó que "en relación a los medios informáticos del Comando de Apoyo a la Fuerza, éstos fueron oportunamente denunciados a la instancia judicial, procediéndose a incautar y y periciar los computadores personales e institucionales, en mayo de 2014".

"Dichas diligencias fueron realizadas con anterioridad a la detención de los dos primeros implicados en el caso, quienes ingresaron a prisión preventiva en calidad de libre plática el 6 de junio de 2014", complementó.

De la misma forma, el Ejército reiteró que "al detectarse la comisión del fraude, se denunciaron los hechos de inmediato a la justicia, tanto civil como militar con fecha 8 de abril de 2014".

Además, este viernes fue rechazada la petición del Consejo de Defensa del Estado (CDE) de pedir prisión preventiva para tres formalizados por el "Milicogate" por parte de la Octava Sala de la Corte de Apelaciones de Santiago.

Este fraude involucra un monto superior a los seis mil millones de pesos en facturas ideológica y materialmente falsas, las cuales habrían sido usadas para retirar fondos destinados a la adquisición y mantención de material bélico para fines ajenos a la ley. Entre los gastos se cuentan apuestas por grandes sumas en un casino capitalino.

PUB/VJ