Hoy a las 9:00 horas, en el auditorio de la Fundación Cultural de la comuna de Providencia, se lanzará el programa “Mujeres Jefas de hogar”(MJH) -impulsado por el Ministerio de la Mujer y la Equidad de Género- actividad en la que además, se reconocerá a las mujeres que participaron en los talleres de formación para el trabajo 2016.

Este programa comenzó su implementación en el año 2008, aumentando paulatinamente la cantidad de municipios con los que se ejecutó a lo largo del país.El año pasado, alcanzó una cobertura nacional del 66,5% de las comunas, beneficiando a 25.251 mujeres. Este año, proyecta llevarse a cabo en coordinación con 250 municipalidades  de Chile, siguiendo su objetivo de fomentar la inserción y permanencia de las mujeres jefas de hogar en el mercado laboral.

La ministra de la Mujer y Equidad de Género, Claudia Pascual, explicó a Publimetro que “el acceso y la permanencia en empleos remunerados y de calidad fuera del hogar ha sido un desafío constante para las mujeres en Chile. Tenemos un 39,9% de mujeres jefas de hogar, aproximadamente (casen 2013), por lo que velaremos por el desarrollo de políticas de igualdad en el trabajo para la inserción laboral de las mujeres".

Agregó que "estamos muy contentas porque este programa ha dado buenos resultados en otras comunas del país. Este año estamos implementándolo por primera vez en Providencia y en la comuna de Alhué. Nuestro compromiso como Gobierno es que haya más mujeres en todos los espacios laborales".

Los resultados han arrojado que en el año 2015, el nivel de logro en egreso de quienes cursaron el programa fue de un 67% y la inserción laboral de un 16%. "Estamos trabajando para empoderar a las mujeres, para que logren la autonomía económica que les permita insertarse laboralmente y aportar con sus competencias y habilidades al desarrollo del país”, concluyó Pascual.

¿En qué consiste?

El principal objetivo estratégico institucional al que contribuye el Programa MJH es fortalecer la autonomía económica de las mujeres mediante la implementación de iniciativas para promover su incorporación al mundo del trabajo remunerado.

"Este programa se ejecuta a través del Servicio Nacional de la Mujer y la Equidad de Génro (SERNAMyEG). Busca promover procesos de intermediación laboral, mediante la articulación de una red de fomento productivo cuyo fin es conectar a las mujeres con la oferta laboral existente de acuerdo a sus necesidades y perfiles”, aclaró la ministra Pascual.

Para postular primero es muy importante consultar por la disponibilidad de cupos en el municipio de cada comuna. Luego, cumplir con las siguientes características:

- Ser mujer jefa de hogar, o sea, ser el principal soporte económico de la vivienda
- Tener entre 18 y 65 años de edad
- Pertenecer a los tres primeros quintiles de menores ingresos
- Vivir o trabajar en alguna comuna donde el programa sea implementado

La realidad nacional

Las cifras muestran que las mujeres en Chile tienen menos trabajo y de menor calidad, en comparación con los hombres, ocupando los empleos de más bajos ingresos.

Según la encuesta Casen 2013, la tasa de participación laboral en mujeres ha subido lentamente, aunque siempre permaneciendo debajo de la masculina. En 1990 un 32,5% de las mujeres de 15 años y más estaba en el mercado laborar, versus el 73,6% de los hombres. Esa cifra en el año 2000 subió a un 39,8%, llegando el 2013 a un 45,6%.

En la actualidad, la cifra alcanza un 47,6%, la cual, a pesar de ponernos en un escenario superior a la realidad de 26 años atrás, implica que menos de la mitad de las mujeres en el rango de edad para trabajar de forma remunerada y fuera del hogar, lo hacen de manera efectiva.

Sumado a eso, en comparación a la realidad mundial estamos aún muy lejos. El promedio de participación laboral femenina en América Latina es de un 54%, porcentaje que crece en los países OCDE a un 63%.

La diferencia entre hombres y mujeres

Según la Nueva Encuesta Suplementaria de Ingresos (NESI, INE 2010-2014), en promedio, la brecha salarial entre mujeres y hombres es de un 29,7% aproximadamente. Sumado a eso, la encuesta Casen revela que –considerando áreas rurales y urbanas- la evolución del total de los hogares con jefatura de mujer, ha ido desde un 20,2% en 1990 a un 37,9% en el año 2013.

Las cifras muestran que en los hogares con jefaturas de mujeres, el ingreso del trabajo promedio es significativamente menor que en los hogares con jefatura masculina. De hecho, incluso se observa que la brecha ha aumentado. 

En 2009, los hogares con jefatura de hombre recibían ingresos del trabajo promedio por $555.557 y los  con jefatura de mujeres recibían $325.788 pesos. En cambio, en el 2013 los hogares con jefatura de mujer percibían casi la mitad de los ingresos de los hogares con jefatura masculina: $441.111 versus $744.235 pesos. 

PB/MC