El acuerdo sobre cambio climático establecido en París, hoy entra en vigor. Este acuerdo constituye un llamado de la  Organización de Naciones unidas (ONU) para reducir las emisiones de gases, efecto invernadero y para que las sociedades tomen consciencia y sean menos contaminantes. Nuestro país lleva algunos años desarrollando un Plan de Adaptación (PAN) que apunta exactamente a esto. El plan, que comenzó a aplicarse el 2014, presenta 27 acciones que deberán estar en funcionamiento a más tardar en 2019. Hasta hoy, una de las acciones esta terminada, 19 se encuentran en desarrollo y 7 aún no son aplicadas, esto según un balance al respecto presenyado por el Ministerio de Medio Ambiente.

Consciencia social del fenómeno

Según un sondeo realizado por el Ministerio de Medio Ambiente, un 84% de los chilenos creen que el cambio climático ya está ocurriendo, esto centrados principalmente en los aumentos de temperatura de los últimos años, la sequía y por consiguiente, ausencia de lluvias. También, un 50,9% de la población considera que la “actividad humana” (vivir como lo hacemos), es la principal responsable de que este fenómeno esté afectando a todo el planeta.

Cuando se le consulta a la población sobre “¿Qué puede hacer usted para enfrentar el cambio climático?” en primer lugar se encuentran las opciones “Cuidar las áreas verdes” y “Reducir el uso de agua y energía”, ambas con un 22%. De hecho, desde el ministerio de Medio Ambiente se han ido realizando varias campañas de conscientización respecto al uso de recursos elétricos y de agua potable. Una de las últimas señalaba aprovechar las aguas grises (de ducha, lavado de loza, etc.) para el riego de pasto y jardines.

Estrategia Nacional de Cambio Climático

Hoy, los ministros de Agricultura, Carlos Furche, de Medio Ambiente, Pablo Badenier, y el director ejecutivo de CONAF, Aarón Cavieres, realizaron la presentación oficial de la Estrategia Nacional de Cambio Climático y Recursos Vegetacionales de Chile (ENCCRV). El objetivo central de esta estrategia es disminuir la vulnerabilidad social, ambiental y económica que genera el cambio climático, la desertificación, la degradación de las tierras y la sequía sobre los recursos vegetacionales y comunidades humanas.“Además, se inserta fuertemente en la política forestal que hemos definido como país, también con una alta participación”, señaló el director de Conaf, Aaron Cavieres.

En la misma línea, el ministro de Agricultura, Carlos Furche, aseveró que se necesita una institucionalidad pública que coordine de manera más eficiente lo que tenemos que hacer en materia silvoagropecuaria. La estrategia que se suma al Plan de Adaptación (PAN) “es fundamental en el compromiso de Chile para reducir los efectos de los gases invernaderos y el combate al cambio climático, porque sólo la forestación de 100 mil hectáreas, significará reducir y capturar en alrededor de 600 mil toneladas de CO2, a partir del año 2030, y una cifra igual puede aumentar al doble esta captura y reducción. Además, esta es una estrategia construida con una amplia participación”, según señaló el Ministro de Medioambiente Pablo Badenier.

Cabe recordar que estas estrategias aplicadas en nuestro país van en la línea de una campaña mundial para disminuir los efectos del cambio climático y combatir el calentamiento global. Nuestro país ya ha invertido más de 26.500 millones de pesos en esta materia y el compromiso es seguir avanzando durante los próximos años, siguiendo la línea del “Acuerdo de sobre Cambio Climático” de la ONU que desde hoy entra en vigencia.