El Ministerio de Relaciones Exteriores absolvió al ex embajador de Chile en Francia Patricio Hales (PPD) de acusaciones de acoso laboral y sexual hechas por Carolina Cosmelli, quien trabajó en la residencia por un año. 

Cosmelli denunció que el diplomático se le insinuó sexualmente y que, incluso, la invitó a ver una película pornográfica, además de reaccionar de mala manera ante supuestos errores cometidos por ella. 

Debido a este caso y la apertura de un sumario, Hales renunció a su cargo, pero dejó en claro que la acusación era falsa. 

El ex embajador, a través de una declaración pública, aseguró que el sumario concluyó de forma favorable para él. 

"Después de meses de tramitación, el sumario ha concluido descartando totalmente los injustos y falsos cargos formulados en mi contra, quedando establecido que las conductas que se me imputaron no existieron jamás. El informe del Fiscal y el fallo final son explícitos", señala la misiva. 

En la misma declaración, indica que sólo se le aplicó una censura en la sentencia "por no haber controlado personalmente los procedimientos administrativos en relación con las horas extraordinarias de la misma persona y no haber aplicado disposiciones reglamentarias en forma adecuada". 

Por último, Hales manifestó que "esta sentencia ratifica que eran falsas las acusaciones formuladas en mi contra y que encontraron tanto eco en algunos medios de comunicación en una especie de condena anticipada". 

PUB/CF