En el Día Mundial de los Humedales, el Ministerio del Medio Ambiente, junto al de Bienes Nacionales, actores sociales de Tongoy y la municipalidad de Coquimbo, firmaron hoy un acuerdo de colaboración que busca la protección de los cuatro humedales existentes en Tongoy.

El tsunami del 16 de septiembre de 2015 cambió por completo la morfología de los cuerpos de agua de los humedales de Tongoy y evidenció el rol protector que tienen estos ecosistemas, ya que actúan amortiguando los impactos de desastres naturales.

Para abordar la protección de estos frágiles ecosistemas, se conformó una mesa de trabajo llamada “humedales de Tongoy”, integrada por diferentes agrupaciones de la localidad, representantes de la Universidad de la Serena, Ministerio del Medio Ambiente, Bienes Nacionales y Obras Públicas.

¿El resultado? El ministro (s) del Medio Ambiente, Marcelo Mena, se trasladó hasta Tongoy para firmar, durante la celebració del Día Mundial de los Humedales, un acuerdo que busca proteger a estos cuerpos de agua existentes en la zona.

“Proteger a los humedales no es solo cuidar la biodiversidad, sino que también tiene que ver con el bienestar y la proteción del ser humano”, señaló Marcelo Mena.

Sumado al acuerdo firmado en Tongoy, el ministro (s) Marcelo Mena destacó que se comenzarán a levantar antecedentes para crear una categoría de protección para los humedales de Tongoy, que realizará el Centro Neotropical de Entrenamiento de Humedales y la fundación alemana Manfred-Hermsen-Stiftung.

“Podemos crear un sitio Ramsar o un santuario de la naturaleza, esto significaría que habrían resguardos especiales para estos ecosistemas. Cuando hay categoría de protección no significa que no pueda haber actividades económicas, significa que habrá reglas claras para sus gestión. Cuando no existen estas categorías de protección, los resguardos son mucho menores”, explicó Mena.

Los humedales son ecosistemas acuáticos, áreas que están saturadas o inundadas de agua de manera permanente o en ciertos periodos del año. Pueden ser de diferente tipo, como charcas, lagos, ríos, llanuras de inundación o pantanos, y albergan una enorme biodiversidad como aves migratorias y distintas especies de peces, además son “amortiguadores de la naturaleza”: absorben precipitaciones, reducen ciertas crecidas de ríos y marejadas, como también protegen contra las sequías.

A pesar de la importancia de estos sitios, desde 1900 ha desaparecido el 64% de los humedales del planeta. Por este motivo, cada 2 de febrero se celebra el Día Mundial de los Humedales, para recordar el aporte que hacen al ecosistema y hacer un llamado a su protección.

PUB / DIG